Previous Next
272

Jaume Sastre puso fin ayer a las 16:00 horas a la huelga de hambre que inició el 8 de mayo a la mismo hora. El profesor del IES Llucmajor finalizó 40 días de ayuno después de que así lo considerara el grupo de apoyo que ha estado a su lado durante ese tiempo.

«Valoramos de forma positiva esta acción reivindicativa y su suspensión no es sinónimo de paralizar las acciones reivindicativas del colectivo docente». Así lo expresó Biel Majoral, portavoz de la familia y del grupo de apoyo, al tiempo que condenó la actitud «sorda, irracional, insensible e inhumana» del president Bauzá.

El profesor comenzó una huelga de hambre para exigir al jefe del Ejecutivo que se sentara a negociar con el colectivo de docentes y poner fin al conflicto que ha imperado durante todo el curso escolar, un objetivo que no ha conseguido. A pesar de que patronales y representantes de la sociedad civil e incluso exaltos cargos del PP han instado al Govern Bauzá a sentarse con los docentes, las peticiones han sido en vano. Precisamente ayer por la mañana, el president Bauzá insistió en su postura: «Los sindicatos han sido superados por la Assemblea de Docents a la hora de tratar el conflicto educativo, motivo por el cual no hay un interlocutor válido». Además, aseguró que el Govern «sigue negociando» desde la base de la aplicación del trilingüismo y que en la Conselleria «han estado sentados desde el inicio».

Aunque no han conseguido el diálogo exigido, el grupo de apoyo a Sastre valoró la «valentía» del profesor y la incidencia que ha generado en el seno del colectivo de los docentes. «Un curso que no empezó de forma normal no podía acabar normal», indicó Majoral.

Noticias relacionadas

Recuperación

Jaume Sastre continuará instalado a partir de ahora en Sa Casa Llarga, donde inició ya el proceso de recuperación. El médico que le ha tratado, Felip Ramis, aseguró que su estado de salud «es bueno» y que, psíquicamente «está lúcido». El profesor ha perdido 20 kilos y únicamente ha tomado agua potable y agua del mar, «el mismo alimento que los peces».

El médico señaló que Sastre, a pesar de haber sufrido momentos de bajón tanto físicos como psicológicos, «ha sido muy consciente de que ha hecho la huelga por una causa y con gente a su lado». Ayer por la tarde, a las 16:00 horas puso fin a su ayuno y tomó un caldo elaborado por Jaume Santandreu.

La mujer de Jaume Sastre, Joana, aseguró estar «orgullosa» por haber estado a su lado durante este tiempo y subrayó que el profesor ha estado con «la moral bien alta» durante la huelga. Sin embargo, reconoció que en estos momento «no está para tirar cohetes» y que recibirá visitas «en la medida que sea posible».
De cara a futuras acciones reivindicativas, el portavoz de la Assemblea de Docents Iñaki Aicart no avanzó ninguna medida ya que se deben decidir en asamblea. Su lucha está encaminada a conseguir una educación pública, de calidad y en catalán. En relación al Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), Aicart insistió en su rechazo al modelo que quiere aplicar el Govern.