El president del Govern, rodeado por los portavoces de la oposición, antes de que comenzara el pleno.

95
El ‘plan B’ de Bauzá es Bauzá. El Govern trabaja en una posible solución para que el president siga en el cargo aunque el Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) sentencie hoy que es incompatible y, por lo tanto, que no puede ser president del Govern y mantener una farmacia. Fuentes del Ejecutivo afirman que esta opción no existe ya que el TSJIB no puede decidir si Bauzá es o no incompatible: lo único que puede hacer es resolver si el acuerdo del Consell de Govern que aprobó la compatibilidad del president es o no ajustado a derecho.

Si el tribunal anula este acuerdo, la solución podría pasar por buscar una solución legal alternativa en la línea de lo que se decidió en su día con el TIL, es decir, con un nuevo acuerdo, según las fuentes consultadas. Este plan alternativo pasaría en todo caso por la premisa de que los magistrados no se pronuncien sobre el asunto de fondo, esto es, la incompatibilidad.

Si la sentencia es contundente y concluye que Bauzá debe elegir, en el PP dan por hecho que no habrá dimisión y que el president seguirá en el cargo ya que se presentará un recurso ante el Tribunal Supremo. Cualquiera que sea el escenario –a favor o en contra de Bauzá–, la realidad es que en el PP están seguros de que el president continuará.

Pocos nervios
Tal vez la certeza de que Bauzá seguirá pase lo que pase explica que apenas se traslucieran ayer nervios en el PP, pese a los crecientes rumores de que el Tribunal Superior fallará hoy en contra de Bauzá.

La oposición, sin embargo, no lo ve igual. Tanto el PSIB como Més asumen que, si el TSJIB concluyen que no tienen razón, el golpe político a solo un año de las elecciones será duro, si bien se consuelan pensando que Bauzá será el mejor rival posible como candidato del PP.
PSIB y Més discrepan además de la visión del Ejecutivo; dicen que los magistrados no solo deben resolver acerca de la legalidad del acuerdo del Consell de Govern, sino que la sentencia debe resolver explícitamente acerca de la incompatibilidad de Bauzá.

Auto previo
En uno de sus autos previos, los magistrados recuerdan que, en esta fase, no se solicita que se inicie un expediente disciplinario contra Bauzá, «sino la declaración y constatación de una situación de incompatibilidad en la persona del president de les Illes Balears». Esta frase del auto contradice lo que sostienen las fuentes del Govern, ya que se alude de forma expresa a la obligación de pronunciarse sobre la incompatibilidad.


Si la sentencia no satisface a la oposición, intentarán presentar un recurso ante el Tribunal Supremo para que dirima qué sentencia es la correcta, si la de la exconsellera Aina Salom o la del president Bauzá. Si, por el contrario, la sentencia les es favorable, pedirán la inmediata ejecución, como en su día hizo el PP con la de Aina Salom.

En aquella ocasión, la inmediata ejecución de la sentencia hizo que la exconsellera tuviera que dimitir de su cargo de concejala en Esporles como consecuencia de la imposibilidad de ocupar un cargo público durante un año. También quedó constatado que Salom incumplió la ley de incompatibilidades pero no tuvo que devolver el dinero cobrado como consellera.