5

Los representantes designados por el PP y PSOE en la Junta Electoral Provincial, Francisco Mercadal y Mercedes Garrido, respectivamente, presentaron ayer su dimisión tras conocerse la decisión de la Junta Electoral Central respecto a la denuncia presentada por Més y Compromís -la formación nacionalista del País Valencià- por la incompatibilidad de algunos de los integrantes de la Junta Electoral Provincial de Balears. En concreto, la incompatibilidad de Mercadal y Garrido deriva de su condición de cargos electos, toda vez que estos juristas pertenecen al Parlament, el primero de ellos, y al Consell de Mallorca, la segunda, como integrantes de los grupos conservador y socialista.

El presidente de la Junta Electoral Central, Carlos Granados, firmó su resolución el pasado domingo y les concedió a Mercadal y Garrido veinticuatro horas para que eligiesen si deseaban continuar en la Junta balear o mantener sus respectivos cargos. Ambos optaron por continuar en sus respectivos puestos institucionales en el Parlament y el Consell.

La denuncia de los nacionalistas podría tener más consecuencias, toda vez que Mercadal y Garrido no son los únicos cargos electos en una junta electoral. Los ejemplos abundan.

En la Junta Electoral de la Zona de Palma figuran figuran Antolín García y Jaume Colom, el primero a propuesta del PP aunque sin cargo electo, mientras que el segundo sí es miembro del Consell como integrante del Grupo Socialista. El vicepresidente del Consell y alcalde de Selva, Joan Rotger, forma parte de la Junta Electoral de Zona de Inca a propuesta del PP. El PSOE tiene como representante al exconcejal de Pollença Juanjo Mir.

En la Junta Electoral de Zona de Manacor la situación se repite. El concejal del PP en Petra Miquel Santandreu, al igual que la regidora socialista en Manacor Nuria Hinojosa, también forman parte de este organismo.

La normativa señala que las juntas deben estar integradas por cinco miembros, tres magistrados o jueces y dos juristas a propuesta de las fuerzas políticas, en este caso las mayoritarias. Por mayoría, la Junta Electoral Provincial prohibió lucir las 'camisetas verdes' a los integrantes de las mesas electorales el pasado domingo.