La Conselleria d’Agricultura, Medi Ambient i Territori del Govern cuenta con un total de 117 puntos de obtención de agua repartidos por toda la geografía insular, para combatir los incendios forestales que puedan producirse durante la inminente temporada estival.


Se trata de un conjunto de depósitos, aljibes, arquetas a los que se suman los embalses del Gorg Blau, Cúber y Mortitx, así como las balsas de regadío de Artà, Son Servera, Sant Jordi, Inca, Ariany y Capdepera, con capacidades, en el caso de la última, de hasta 200.000 metros cúbicos de agua.

A todo esto, cabe apuntar también que los helicópteros del Institut Balear de la Natura (Ibanat) también están autorizados a tomar agua de piscinas privadas en caso de emergencia, siempre y cuando las dimensiones y emplazamientos de éstas lo permitan. De los 117 puntos de obtención de agua mencionados, 40 de ellos son accesibles a este tipo de aeronaves.

Al margen de las balsas de regadío, los puntos de captación de agua con mayor capacidad corresponden al aljibe de Son Sanxos (130 toneladas), los dos de Albarca y el safareig de Formentor, con 200 toneladas cada uno de ellos, los depósitos de es Ratxo y sa Campaneta (300 toneladas), y los de s’Estados, ses Rotes, Binigran, ses Ufanes, Son Bauçà y es Fangar con capacidades respectivas de 380 toneladas. Con un continente de 400 toneladas encontramos el aljibe del helipuerto de Betlem, y los safareigs de Son Bunyola y sa Duaia, con capacidad para albergar 500 y 1.000 toneladas de agua, respectivamente.

Obras

Para la campaña contra incendios de este año, el departamento presidido por el conseller Biel Company incorporará un nuevo punto de captación de obtención de agua en Fornalutx, donde está previsto adecuar un estanque con una capacidad de 200 metros cúbicos. De esta manera, se refuerza la zona de la Serra de Tramuntana contra la amenaza de incendios forestales.