De Santos, en uno de sus traslados al juzgado. | M. Joy

22

El exconcejal de Urbanismo del Ajuntament de Palma Javier Rodrigo de Santos obtuvo ayer la libertad condicional tras acabar de cumplir en Burgos las tres cuartas partes de la condena de 7 años de cárcel impuesta por la Audiencia de Palma por los delitos de malversación de caudales públicos y abusos sexuales.

La propuesta de conceder a De Santos la libertad condicional partió del Centro de Inserción (CIS) de Burgos, y fue aceptada por el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de esa localidad.

El exedil había solicitado su traslado a Burgos para cumplir en tercer grado penitenciario una parte de la condena. A partir de ahora, solo tendrá que acudir al CIS de Burgos a firmar cada tres meses hasta que cumpla la totalidad de la condena.

Rehabilitación

Sus familiares le habían contratado para que desempeñara diversas funciones en una empresa de explotación agrícola y solo acudía a la cárcel para dormir.

El abogado del exconcejal en el Govern de Jaume Matas, Miquel Cardell, explicó ayer que el juez de vigilancia penitenciaria había tenido en cuenta la buena conducta y la completa rehabilitación de De Santos para otorgarle la libertad condicional. «En Palma ya disfrutaba de permisos, y eso facilitó su traslado al centro penitenciario de Burgos el pasado mes de marzo», señaló el letrado.

Añadió que la próxima batalla legal que librará su cliente será la de intentar recuperar su puesto de funcionario de la Administración General del Estado, ya que también ha cumplido los cuatro años de inhabilitación por desviar dinero público con la tarjeta Visa de Cort.

De Santos estuvo en prisión preventiva del 27 de junio de 2008 al 27 de marzo de 2009 tras estallar el caso que le vinculaba al pago de servicios sexuales en con dinero público y el abuso de tres niños. En su defensa alegó que era drogodependiente y consumía cocaína, adicción que ya superó. Después volvió a ingresar en la cárcel el 12 de noviembre de 2009.