Imagen de archivo de alumnos de Bachillerato realizando una prueba. | Jaume Morey

2

La Conselleria d´Educació no expide títulos de Bachillerato desde hace al menos cuatro años. Hay un retraso muy importante porque no hay dinero, según reconocen los responsables actuales, que, no obstante, se escudan en que «es una situación heredada». Y se anuncia que se está trabajando un plan de viabilidad para dar salida a la emisión de estos títulos pendientes, pero no se adelanta una fecha en la que ese plan pueda ser una realidad.

A una mayoría de alumnos puede no afectarles esta situación, pero a otros sí, y mucho. Es el caso, por ejemplo, de Jola Kowalska, que lleva 25 años en las Islas y cuya hija Karolina, mallorquina de nacimiento, decidió iniciar sus estudios en Polonia, en la Facultad de Fisioterapia de AWF en Wroclaw, tras graduarse el año pasado en el colegio CIDE.

Jola explica que «sobre la base de los certificados recibidos por las autoridades españolas, su hija fue aceptada en el primer año de sus estudios», pero se encontró con un serio obstáculo cuando se dirigió a la Junta de Educación en Wroclaw, donde le exigieron el título de Bachillerato «porque un certificado oficial dado por el colegio no tiene la misma validez en el extranjero que en España», asevera. «Al no aceptar dicho certificado para convalidar el bachiller, mi hija corre el peligro de ser eliminada de la lista de los estudiantes», lamenta.

En la universidad le daban tiempo hasta febrero para aportar su título de Bachillerato, «pero ha sido imposible conseguirlo».

Esta madre preocupada reconoce que «me he puesto en contacto con la Conselleria d'Educació solicitando el diploma de mi hija. He enviado reclamaciones por correo que nunca me han contestado, lo mismo que con las quejas presentadas en el Registro de la Conselleria, desde septiembre de 2013 estoy esperando una respuesta».

Lamentable

Tan sólo ha conseguido que le expliquen que «en España hay solo dos comunidades -Balears y Andalucía- que tienen tanta demora en la entrega de los diplomas» y desde la Conselleria le comentan que el culpable de esta situación precaria es la Conselleria d'Economia, que no les transmite el dinero para imprimir los títulos».

Eso sí, en mayo de 2013 pagó los 61,53 euros de la tasas correspondiente por la expedición del titulo de Bachillerato.

Por todo, asegura que «el funcionamiento de las dos consellerias es lamentable y miserable. Son años de retraso, pues están pendientes los títulos desde 2010», asegura.

«No tenemos fondos», fue la respuesta que recibió otra persona afectada por esta situación tras reclamar hasta tres veces su título de Bachillerato. Su problema también sigue sin resolverse.