Un constructor, el excelador del Ayuntamiento de Andratx Jaume Gibert y el ex jefe de Urbanismo del consistorio Jaume Massot han admitido penas de entre 4.320 euros de multa y dos años de prisión en el juicio celebrado hoy en la Audiencia por la construcción de un chalé ilegal en suelo protegido.

La Fiscalía Anticorrupción, la acusación particular que ejerce el Ayuntamiento de Andratx y las defensas de los siete implicados en esta causa que constituye la pieza número 6 del caso Andratx han alcanzado un acuerdo de conformidad por el que se han retirado las acusaciones contra cuatro personas y los otros tres han admitido los delitos y se han conformado con las penas solicitadas.

Esta causa versa sobre la construcción entre 2002 y 2005 de un chalé en una finca protegida de Andratx denominada Can Mena.

Un particular convenció a su mujer y otro matrimonio para comprar el terreno rústico y construir en él, aunque sabía que el solar era suelo no urbanizable y tenía especial protección con la categoría de Área Rural de Interés Paisajístico (ARIP).

Consiguió que el entonces celador del Ayuntamiento de Andratx le facilitara un certificado de antigüedad sobre la parcela donde constara que había en ella una construcción previa, cuando solo quedaban restos de un muro de más de 60 años de antigüedad, documento que confirmó el exjefe de Urbanismo del consistorio y que dio lugar a una licencia de obras.

El fiscal Anticorrupción Juan Carrau ha explicado durante el juicio que el instigador de la compra del terreno fue quien realizó todas las gestiones y firmó las solicitudes de licencia. Al no tener constancia de que los tres socios en su promotora (su mujer y otro matrimonio) conocieran de la ilegalidad que realizaban, el fiscal ha retirado la acusación sobre ellos.

Noticias relacionadas

También la ha retirado para el asesor legal del Ayuntamiento, el letrado Jacobo Rodríguez Miranda, porque el fiscal considera que «resultó engañado y no hay constancia de dolo específico» cuando informó favorablemente para que se concediera la licencia de construcción.

Massot, Gibert y el constructor han reconocido los hechos, se han confesado autores de los delitos y han aceptado la penas solicitadas por las dos acusaciones durante el juicio en la Audiencia de Palma, que ha quedado visto para sentencia.

Para el particular que compró el terreno y convenció a sus socios de construir el chalé aun sabiendo que era ilegal, la Fiscalía ha solicitado 2 años de prisión, sustituidos por 4.320 euros de multa por un delito contra la ordenación del territorio y falsedad.

Además será obligado a demoler todo lo construido o a sufragar la demolición. Los tres socios a quienes se ha retirado la acusación han aceptado las consecuencias civiles del derribo de la construcción.

En cuanto a Massot, que ya cumple penas de prisión por anteriores condenas en el caso Andratx, se ha conformado con una pena de 8 meses de cárcel por prevaricación urbanística.

El excelador Gibert ha aceptado una condena de 2 años y multa de 1.260 euros por falsedad continuada en documento oficial y delito contra la ordenación del territorio.

Antes del acuerdo alcanzado durante el juicio, la Fiscalía pedía una condena de 4 años y 6 meses de cárcel para Massot, 2 años para Gibert, 6 meses de prisión para el letrado del ayuntamiento y 3 años y 2 meses de prisión para las cuatro personas que compraron el terreno y construyeron el chalé, así como una multa de 12.000 euros.