0

El conseller de Economía y Competitividad, Joaquín García, ha negado enfrentamiento con el Ajuntamento de Palma respecto al conflicto que ha generado que no se haya podido conceder la licencia municipal a la empresa adjudicataria para que instale un casino en el centro de la ciudad, así como presiones.

García ha negado presiones de ningún tipo por parte de grupos empresariales o determinados sectores para que el ejecutivo autonómico haya dado la autorización inicial al grupo empresarial para el segundo casino de Palma.

El conseller ha respondido en el pleno del Parlament al diputado socialista Cosme Bonet, que le ha interrogado sobre si el Govern defenderá ante el consistorio palmesano la decisión del ejecutivo autonómico de la ubicación del segundo casino de Palma.

Bonet ha calificado de «nefasta» tanto la gestión del Govern como la de Cort en el asunto del segundo casino de la ciudad y se ha referido a que han existido «fuertes presiones» de un grupo empresarial, así como a la intervención directa del teniente de alcalde de Turismo del Ayuntamiento, Álvaro Gijón, en este asunto.

El socialista se ha referido también a la «comentada hostilidad» entre el ejecutivo balear y el consistorio y ha criticado que mientras el Govern presume de «seguridad jurídica», en el asunto del casino ha «demostrado que son incapaces de hacer un concurso en condiciones».

Bonet ha preguntado a García si ahora el ejecutivo autonómico optará por hacer «urbanismo a la carta» y cuál será su actuación a partir de ahora, que Cort ha señalado que este segundo casino no se puede instalar en el centro de Palma.

El conseller de Economía ha defendido que el Govern «ha actuado conforme a la ley» en todo momento en este asunto y que se pidieron los informes que la ley marca a cada una de las administraciones pertinentes.

«Enfrentamiento ninguno. Es muy claro el proceso de resolución y los roles a partir de ahora de las administraciones», ha indicado García, que ha negado que haya existido reunión previa alguna con grupos empresariales de presión ni que se haga «turismo a la carta». García, que ha calificado la concesión del casino en el centro de Palma de «independiente», ha precisado que las bases del concurso señalan que la parte convocante, es decir, el Govern «declina toda responsabilidad» sobre «licencias, autorizaciones, concesiones o cualquier otro trámite administrativo que el adjudicatario deba obtener de cualquier otra administración para la instalación y apertura del casino de juego». «Se trata de una autorización sectorial. Este gobierno no ha recibido ninguna presión más», ha dicho García.