En sa Gerreria había muchos problemas de ruido antes de ser declarada zona de intervención especial. | T. Ayuga

19

Cort ha reforzado el servicio nocturno de la Policía Local con una patrulla que atiende las quejas de ruidos de baja prioridad. En concreto, dos agentes prestan este servicio los viernes y sábado de agosto y septiembre entre las 22:00 y las 3:00 horas.

El regidor de Seguretat Ciutadana, Guillermo Navarro, explicó que estas quejas ciudadanas no podían ser atendidas por las unidades del servicio ordinario, que priorizan actuaciones más graves como accidentes de tráfico, problemas de circulación, conflictos que puedan derivar en agresiones, controles de alcoholemia, etc. En este sentido, entre el 1 de junio y el 9 de agosto la Policía Local ha recibido 1.500 llamadas por problemas de ruidos de las que sólo han podido ser atendidas unas 800. «Desde el inicio de la temporada estival se ha venido observando un incremento de las llamadas por asuntos derivados de molestias por ruidos vecinales que, debido a la carga de trabajo en horario nocturno, no han podido ser resueltas con la eficacia deseada», manifestó Navarro. Sin embargo, desde que está en funcionamiento el nuevo servicio prácticamente todas las llamadas han sido atendidas. Así, de las 11 llamadas registradas por ruidos el 2 de agosto sólo 1 quedó sin respuesta; el pasado fin de semana fueron atendidas las 19 llamadas.

Navarro informó que la puesta en marcha de este servicio se realizará con horas extras y tendrá un coste total de 6.000 euros. De cara al año que viene se harán remodelaciones para evitar el pago de horas extras; también se estudiará el mantenimiento o no de este servicio tras el verano.

Por su parte, la regidora de Salut, Roas Llobera, explicó que las multas por ruidos son dehasta 150 euros; cuando entre en vigor la nueva ordenanza serán hasta 300 euros.