Santa Ponça, donde los niveles de ocupación por el turismo extranjero son muy elevados. | T. Ayuga

7

Mallorca registra esta semana el mayor índice de ocupación hotelero de todo el verano, principalmente por el alza espectacular del turismo británico, alemán, ruso, nórdico francés y centroeuropeo, por lo que más del 80% de la oferta de alojamiento vacacional se situará por encima del 98%.


Las zonas con mejores ratios son Platja de Palma, Cala Millor, Alcúdia-Can Picafort, Platjas de Muro, Son Servera y todos los enclaves turísticos de Calviá, especialmente Peguera y Santa Ponça. Palmanova-Magalluf, tras el ligero descenso de la primera semana de agosto, se va recuperando de forma progresiva.
El presidente de la Asociación Hotelera de la Platja de Palma, Francisco Marín, señalaba ayer que «la zona está muy llena y todo ello gracias al turismo extranjero, ya que españoles hay muy pocos. Esta situación se prolongará hasta el próximo 20 agosto en todos los enclaves turísticos, fecha en la que tradicionalmente hay un bajón en el mercado alemán».

Mercados

Esta mayor demanda hacia la Isla hará que desde ayer hasta el próximo domingo, el aeropuerto de Palma bata el récord de pasajeros en una sola semana, ya que pasarán por el edificio terminal de Son Sant Joan más de 900.000 pasajeros.
El turismo británico es el que mejor comportamiento está teniendo desde mayo, con una subida media de 5%, mientras que el alemán está en el 3%, el ruso, por encima del 25% y el nórdico, en torno a un 15%.

Esta evolución tan positiva está paliando durante todo este verano la caída progresiva del turismo español e italiano hacia la Isla, fruto de la crisis económica y del elevado precio de los billetes de avión, que encarece los paquetes turísticos.