Las máquinas tragaperras, uno de los sectores más afectados. | JOAN LLADO

20

Desde que empezó la crisis económica en 2007 el Govern ha ido viendo cómo han bajado de forma progresiva sus ingresos vía recaudación de los tributos autonómicos gestionados por la CAIB en materia de juego, pasando de los 57.459.386 de euros de finales de 2008, a los 35.927.026 de euros que recaudó la Agencia Tributaria de les Illes Balears (ATIB) en 2012, es decir casi 22 millones menos.

Los tributos sobre el juego recogen los impuestos vinculados a los casinos, bingos y máquinas tragaperras. El sector del juego, puntualizan es desde el Govern, está sometido a una caída de la actividad, especialmente en el caso de los bingos y máquinas recreativas desde el ejercicio 2009, con caídas anuales que han evolucionado desde el 18,28 %, 12,69 % y el 8,37 %. La previsión para 2013 es que los ingresos por juego sigan en descenso. Así, en el primer semestre ya se ha registrado un descenso del 16,8 % sobre 2012, al pasar de los 17 millones a 14 de recaudación impositiva.

Causas

La Asociación de Empresarios de Salones Recreativos de Mallorca puntualiza que el descenso progresivo del número de máquinas recreativas desde 2007 «está provocando que la Comunitat Autònoma esté dejando de ingresar fiscalmente cada año por este concepto unos 3,5 millones de euros. Tenemos cuantificado que desde el comienzo de la crisis en 2007, el Govern ha registrado una caída del 40 % en este segmento del juego».

La actividad en los casinos también se ha visto afectada por la crisis, de ahí el descenso progresivo de casi de un 50 % de la recaudación por parte de la Agencia Tributaria de les Illes Balears (ATIB). Sin embargo, en los meses estivales, a causa de la temporada turística, la recaudación aumenta de forma puntual.

Fuentes del Govern, por su parte, atribuyen este descenso general de la recaudación de impuestos por el juego en las Islas a causas económicas derivadas de la crisis, «principalmente por el alza del paro y la pérdida de poder adquisitivo en las familias, lo cual ha hecho priorizar los gastos y desechar otros». Todo lo que se juega en la ONCE y las Loterías y Apuestas del Estado no son competencia autonómica, de ahí que la recaudación impositiva sea a nivel estatal.