0

La junta rectora del Consorcio Urbanístico de la Platja de Palma aprobó ayer de forma inicial el Plan de Reforma Integral (PRI), que estará en exposición pública 90 días. La previsión es que sea aprobado de forma definitiva a lo largo del primer trimestre de 2014.

La inversión que se contempla para los próximos diez años son de 500 millones de euros en la zona, de los cuales 100 serían aportados por el sector público y los 400 restantes por el sector privado.

Un PRI realista

Tanto el conseller de Turisme, Carlos Delgado, como el gerente del Consorcio, Alvaro Gijón, coincidieron en señalar que «la filosofía del nuevo PRI es radicalmente contraria a la del anterior, ya que mientras el anterior apostaba por las grandes obras públicas y las expropiaciones, el actual apuesta por facilitar la inversión privada y la reconversión. Se busca un PRI realista y ejecutable».

A la espera de las alegaciones que se presenten, el PRI aprobado se ha marcado como objetivos fundamentales la reducción del techo poblacional (de 66.000 a 42.900 habitantes), así como la realización de un Plan de Acción Integral para un desarrollo urbanístico sostenible, mejorar las infraestructuras de abastecimiento, saneamiento y suministros, ahorro energético y apostar por las energías renovables.

Asimismo, se pretende incorporar nuevos espacios y equipamientos que doten la zona de una mejor estética y de nuevos y mejores productos, «todo ello enfocado a mejorar la calidad de la zona y disponer de productos desestacionalizadores», señaló Gijón.