Un juez de Viena falla que Josep Pons no cometió acoso sexual

| Viena |

Valorar:
preload
El diplomático mallorquín Josep Pons es el actual cónsul general en Pekín.

El diplomático mallorquín Josep Pons es el actual cónsul general en Pekín.

29-09-2010 | Efe

Un juez austríaco desestimó ayer la demanda de una trabajadora de la Embajada de España en Viena (Austria), afiliada a UGT, por un presunto acoso sexual al que la habría sometido el exembajador en ese país, el mallorquín Josep Pons, en 2009.

«La versión (de la denunciante) no es creíble y no hay acoso sexual», señala la sentencia leída por el juez, que además, impone las costas del juicio a la parte demandante, el sindicato UGT.

La denuncia pretendía aclarar los hechos relativos a dos situaciones comprometedoras en las que el entonces embajador español en Viena, Josep Pons, se mostró desnudo ante una trabajadora de la misma embajada a la que pidió ayuda para ayudarle a cambiar una media tras una operación de rodilla. Ésta, una afiliada de la UGT, puso en conocimiento de la Comisión de Igualdad lo ocurrido.

Versión

Pons admitió en el transcurso de la vista celebrada en un juzgado austríaco de primera instancia, que se prolongó durante unas tres horas, que había quedado desnudo involuntariamente ante la trabajadora pero negó cualquier tipo de connotación sexual o de acoso a la empleada de la cancillería.

«Han sido tres años de pesadilla que, por fin, han finalizado con esta sentencia de una rotundidad meridiana; es el momento que tanto esperaba», dijo Pons a este diario en conversación telefónica. Los representantes de UGT, por su parte, confirmaron que recurrirán la sentencia. Un juzgado de Palma ya había condenado al dirigente de UGT, Antón Obieta, a indemnizar con 100.000 euros a Pons, expresidente del Mallorca, por el daño que causó a su honor cuando denunció falsamente a través de la prensa que estaba siendo investigado por acoso sexual a una subordinada.

La sentencia consideró al sindicalista responsable de una «intromisión ilegítima» en el derecho al honor de Pons que le causó «graves daños morales». El juez recordó que siendo Pons embajador en Viena, (ahora es consul general en Pekín) una comisión del Gobierno austríaco investigó una queja de una empleada de la embajada por «molestia sexual», algo que Obieta transformó en «acoso sexual».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

jette lang hartmann
Hace más de 6 años

Como se puede quedar desnudo " involuntariamente " para cambiar un calcetín o una venda en una rodilla . A mí me han operado tres veces de una rodilla y nunca he quedado desnuda ní delante de los medicos ní delante de nadie! Venga ya..

Valoración:-2menosmas

jorge
Hace más de 6 años

Y AHORA QUE ES INOCENTE, CUANTAS PORTADAS TENDRA ?la Justicia se està pasando con toda persona conocida.

Valoración:3menosmas

vs
Hace más de 6 años

Sense pronunciar-me sobre el fet denunciat, no entenc que hom pugui qualificar de "assetjament" un fet aïllat. Entenc que el verne assetjar ("acosar") implica repetició.

Valoración:3menosmas

Juana
Hace más de 6 años

Vamos que debemos considerar que este menda por tener un cargo a dedo sus empleados hayan de ver su desagradable cuerpo desnudo para que le quiten una venda, vamos lo mas normal del mundo, el mundo de los viciosos, claro, no lo veo normal ni que me maten ni que lo diga cualquier juez salido, yo trabajo en el sector de servicio en una casa y si el dueño me saliera desnudo lo menos me asustaria y le diria de todo, en 40 años trabajando jamas me ha ocurrido nada ni parecido, pero ya estamos aconstumbrados hoy en dia a sentencias de risa. Bon dia

Valoración:-5menosmas

¿Y ahora, qué?
Hace más de 6 años

Caña a todos aquellos/aquellas que dañan el honor de otras personas como si tal cosa...; hay que impartirles un cursillo intenso sobre lo que ellos/ellas llaman "las libertades" y sus límites.

Valoración:5menosmas

xmr
Hace más de 6 años

Afiliada a UGT, uyuyuyuyuyuuyuyyyyyyy

Valoración:3menosmas

Llorenç
Hace más de 6 años

Esto huele a chamusquina, siendo afiliada a ugt esto deja muchas sospechas, en España la hubieran creido pero los jueces en Austria no se chupan el dedo.

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1