Josep Ignasi Aguiló, exvicepresident del Govern balear. | J. TORRES

12

Josep Ignasi Aguiló, exvicepresident del Govern, no había hablado desde que dejó el Ejecutivo de José Ramón Bauzá, hoy hace dos semanas, y ayer rompió su silencio para defender su gestión al frente de Vicepresidència .

«La decisión de poner en marcha los nuevos impuestos la tomó todo el Govern de forma colegiada», aseguró cuando se le preguntó de quién fue la idea. El vicepresident no quiso profundizar más en este asunto y simplemente reiteró que las medidas fueron además refrendadas por el PP dado que el Grup Parlamentari votó a favor de ellas en la aprobación de los presupuestos para este año.

Negociación

El Govern ha decidido ahora renegociar estos tributos, pero Aguiló consideró equivocada decir que su salida del Ejecutivo era una condición para poder negociar. «Es una interpretación errónea que ha hecho la prensa», aseguró.

Josep Ignasi Aguiló afirmó que no está dolido con el president del Govern después de que decidiera sus destitución. «Todo lo contrario», matiza. El exvicepresident dijo que se siente muy orgulloso de estos dos años de gestión en el Ejecutivo y muy satisfecho con los resultados obtenidos.

«He trabajado con un equipo de Primera División y el actual conseller d'Hisenda tiene toda mi confianza», afirmó el vicepresident. Aguiló recordó que, del equipo con el que ha trabajado estos años, han salido los actuales consellers de Economia y Hisenda, Joaquín García y José Vicente Marí, y la delegada del Gobierno, Teresa Palmer. De hecho, se mostró convencido de que no habrá cambios importantes en materia económica «Hemos trabajado con mucho rigor», opinó.

Errores

El exvicepresident afirmó que aún es pronto para analizar si durante estos años se han cometido errores o se han tomado decisiones que han resultado equivocadas. «Creo que las decisiones han sido mayoritariamente acertadas en un contexto muy complejo que obliga a hacer una determinada política que a veces no se entiende», dijo.

El exvicepresident reconoció que algunas de estas decisiones han provocado «ruido» entre los ciudadanos, pero simultáneamente han tenido efectos positivos, como la contención del déficit y la política de ajustes del Ejecutivo.