Los manifestantes, a su llegada a la Plaça d'Espanya. | P. Pellicer

20

Dos años después de que despuntara el movimiento 15-M, un centenar de personas se concentró ayer en el Passeig del Born para conmemorar el aniversario, que se celebró en otras veinte ciudades españolas. De «dramática» calificaron los responsables la baja participación en Ciutat.
«Miedo y falta de conciencia histórica es lo que mantiene a la opinión pública parapetada en sus casas», dijo María José Espases durante la lectura del manifiesto.
Los ‘indignados’ calificaron la situación actual de «exponencialmente peor» que en mayo de 2011, cuando comenzaron las protestas.
Los del 15-M hablaron ayer de «expolio», «pobreza», «desahucios» y «capitalismo salvaje».
Bajo el lema ‘De la indignación a la rebelión’, a las 18.30 horas comenzó la marcha en el Born hacia las calles Unió, la Rambla, Oms y Plaça d’Espanya.
Durante el trayecto lanzaron consignas contra las reformas en sanidad, educación y laboral: «¡Con este Gobierno vamos de culo!», «¡Menos maderos y más carniceros», «¡No són retallades, són punyalades!», etc.
«Por desgracia cada vez sale menos gente a la calle, nos están cogiendo como a las ranas», lamentaron los convocantes dada la falta de participación en todo tipo de actos de protestas y, también, en la del 15-M.
El movimiento reivindicó los valores del «asambleísmo, horizontalidad y pacifismo» y exigieron una democracia «plural» y «responsabilidad» para las generaciones venideras.
Fiesta
Los manifestantes dedicaron un minuto de silencio en recuerdo de Alpha, ciudadano senegalés que falleció el pasado 21 de abril en Mallorca de tuberculosis.
El próximo miércoles por la tarde, en la Plaça d’Espanya de Palma, los del 15-M anuncian una fiesta con actuaciones musicales para celebrar de forma lúdica este movimiento civil que traspasó fronteras.