Una de las reuniones por el nuevo impuesto. | Jaume Morey

7

La industria, la distribución, el turismo, la hostelería y los sistemas integrados de gestión de envases y el Govern siguen enfrentados por el impuesto sobre los envases que pretende implantar el Ejecutivo autonómico.

El president Bauzá y el vicepresident Aguiló se reunieron ayer, a puerta cerrada y sin informar a los medios de comunicación, con los empresarios del sector con la intención de limar asperezas y escuchar sus demandas sobre el nuevo impuesto.

Durante la reunión se vivieron momentos de tensión porque los empresarios dejaron claro al president que no están de acuerdo con el nuevo impuesto.

Bartomeu Servera, presidente de Afedeco que acudió a la reunión en representación del sector de gestión de envases, afirmó ayer, tras salir del encuentro, que «quiero creer que nos han escuchado y que se han dado cuenta de que este impuesto es un disparate».

Por su parte Pilar Carbonell, presidenta de Restauració de Mallorca de CAEB afirmó «la esperanza es lo último que se pierde» y que espera que el Govern tenga en cuenta que «al igual que nosotros no podemos subir los precios, tampoco podemos hacer frente a nuevos impuestos».