Un grupo de trabajadores de Endesa se ha encerrado en la sede de la compañía en Palma. | Pere Bota

39

Unos 60 representantes sindicales de UGT y CCOO permanecen encerrados en la sede de Endesa en Palma para exigir el desbloqueo de la negociación del IV convenio colectivo marco de la eléctrica.

Los trabajadores de Endesa iniciaron en la madrugada de ayer un encierro en el hall de entrada de la sede de la compañía que concluirá hoy martes tras la celebración de una asamblea.

«Protestamos por la actitud intransigente que la dirección de Endesa está manteniendo en la mesa negociadora del nuevo convenio colectivo», afirmaron ayer los sindicalistas.

«Quieren acabar con derechos logrados a lo largo de los años a pesar de que Endesa declaró en el pasado ejercicio más de 2.000 millones de euros de beneficios» subrayaron los sindicalistas.

UGT y CCOO exigieron ayer a la empresa que rectifique su posición «inmovilista» en la negociación del convenio y que deje de «aprovecharse del contexto de crisis que asola el país con el objetivo de obtener aun más beneficios a costa de los derechos de los trabajadores».

La eléctrica declinó cualquier tipo de declaración sobre un encierro que se está llevando a cabo en todo el Estado.