Los trabajadores volvieron ayer a concentrarse en la sede de Orizonia, criticando la actitud de los directivos de la empresa en estos momentos. g Foto: M.A. CAÑELLAS.

5

El cierre de Orizonia dejará sin empleo a más del 80% de los trabajadores que el grupo turístico tiene contratados en Balears, ya que únicamente podrán recolocarse menos de 400 con las operaciones de compraventa que se han ultimado, quedando fuera de mercado más de 1.000, de ahí el malestar creciente en la sede de Orizonia en el ParcBit, que ayer ya provocó las primeras protestas directas contra los directivos y el presidente del grupo, José Duato, en las concentraciones que cada día tienen lugar en dicha sede.

Dentro de la estrategia de venta de activos para garantizar el mayor número de puestos de trabajo, Orizonia formalizó la venta al grupo Barceló de la filial de la aerolínea Orbest en Portugal y 150 agencias de la red de Vibo. Con estas operaciones, según fuentes del grupo turístico, «se garantiza la continuidad de 800 puestos de trabajo, a los que hay que sumar 700 más de la cadena hotelera Luabay».

Preocupación

La valoración sindical es muy diferente, ya que con la aerolínea, que incluye la adquisición de un avión, y la red de 150 agencias, la cifra de trabajadores se reduce a la mitad de los 800.

Asimismo, el sindicato USO acusó ayer al grupo Barceló de negociar la compra «sin ética profesional, porque los trabajadores de Vibo se quedarán sin antigüedad y con una disminución del salario del 20%. Aquí, está claro que hay mucho usurpador y sinvergüenza, porque alguien está jugando sucio y muy sucio».

La preocupación sindical y de los trabajadores es que el ERTE previsto se convierta en un ERE a la mayor brevedad, con el fin de poder liquidar contratos y tener derecho a la prestación por desempleo. Al mismo tiempo, se confía en que con las ventas se pueda cobrar la nómina de este mes, que hasta la fecha no aseguraba Orizonia por falta de liquidez.