Antoni Vera, Maria Oliver, Maite Oiartzun y Maria Ignàsia Chacártegui. g Foto: JOAN TORRES

0

‘No hay justicia sin igualdad’ es el lema de la campanya de Mans Unides para 2013, por la que durante doce meses se centrará en denunciar «las múltiples injusticias a las que se enfrentan las mujeres en su camino hacia la igualdad». La campaña, que «quiere promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer», fue presentada ayer por la delegada de Mans Unides en Mallorca, Maria Oliver; el conciliario, Antoni Vera, y la voluntaria Maria Ignàsia Chacártegui.

Y es que la mujer, explicaron, a lo largo de la historia, ha sido y es víctima de violencia física, sexual y psicológica y de todo tipo de discriminaciones. Las cifras son elocuentes, se calcula, por ejemplo, que 700 millones de mujeres no saben leer o que 650 millones viven en al extrema pobreza.

Ante ello, Mans Unides propone impulsar proyectos educativos y de capacitación profesional, potenciar la participación efectiva de la mujer, denunciar las estructuras sociales y culturales que impiden un verdadero desarrollo humano de la mujer o promover el acceso a los recursos y la igualdad de oportunidades.

Además, Mans Unides presentó ayer a la misionera Maite Oiartzun, que pasa unos días en la Isla, invitada con motivo de esta campaña. Nacida en Alkotz (Navarra), en 1996 se comprometió con las Misioneras de Nuestra Señora de África y desde entonces ha trabajado en diversos países africanos. Desde 2010 está en Burundi.

Mans Unides es la ONG vinculada a la iglesia católica, creada en 1960, que trabaja en el Tercer Mundo, apoyando y financiando proyectos que ayuden al desarrollo de estos pueblos. A nivel nacional, realiza campañas de sensibilización de la población española.