El alcalde de Son Servera, Josep Barrientos. | Assumpta Bassa

30

«Las cifras se pueden multiplicar» comentó ayer el alcalde de Son Servera, el socialista Josep Barrientos, en relación con el fraude detectado en el descuentos de residentes y que ha provocado una imputación masiva de 3.997 ciudadanos, de los que 811 son de Balears. Cabe señalar que los certificados falsos estaban supuestamente emitidos por el Ajuntament de Son Servera a través de las sucursales de la Agencia Montblau en Cala Millor y s’Illot.

Barrientos recordó que «nosotros no sabemos cómo falsificaban los certificados, pero nos alertó uno que estaba fechado el 21 de mayo de 2011. Ese día era sábado y no se facilitaba este tipo de documentación. Además, como alcalde debía figurar Antoni Servera y había mi nombre. La Policía Local adivinó de inmediato la envergadura del caso y lo trasladó de inmediato a la Guardia Civil».

Indignación

El cálculo inicial de lo que se ha convertido en la mayor imputación de ciudadanos de la democracia en España, según el primer edil de Son Servera, «alcanza a unos 28.000 billetes, correspondientes a trayectos aéreos. Falta comprobar todavía los traslados en barco».

Noticias relacionadas

Barrientos admite que se siente «impresionado» por la magnitud del fraude, al tiempo que mostraba la «indignación» del pueblo «por el mal uso de la institución y los perjuicios causados a la sociedad balear, cuyos ciudadanos merecen el acceso a los descuentos de residente para desplazarse a la Península».