6

Una veintena de personas se han concentrado este viernes en la Plaza de España para apoyar a la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) de Mallorca que ha exigido, tras el suicidio del pasado lunes de un empresario que acababa de recibir la notificación de desahucio de su negocio, que «pare el genocidio financiero» y que los políticos luchen «contra las entidades que arruinan vidas humanas cada día».

Los asistentes, entre los que había representantes de la coalición PSM-IV-ExM, EU y Padrins i Padrines flautes de Mallorca, han mostrado pancartas en las que se podía leer: «Y siguen matando gente, no te suicides, organízate y lucha», «Solidaridad contra el capital» y «La crisis mata», entre otras, y se han dirigido al Ayuntamiento de Palma, al Consell de Mallorca y al Govern balear para entregar una petición en la que reclaman que los políticos eviten «la sangría social de los desahucios».

La portavoz de la PAH de Mallorca, Angela Pons, que le ha dado el pésame a los familiares del hombre que se suicidó, ha lamentado que mientras los políticos «se pierden en un mar de burocracia», se desvanecen vidas humanas, por lo que les ha solicitado que «eliminen sus sueldos y dietas y dejen vivir a las personas con dignidad».

Respecto al convenio del Fondo Social de Viviendas, por el que la Asociación Española de la Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) cederán 6.000 inmuebles a familias desahuciadas, Pons ha afirmado que «es una tomadura de pelo», ya que hay 500 desahucios diarios, por lo que se ha preguntado dónde alojarán a las otras personas.

La portavoz de PAH ha detallado que de esas 6.000 viviendas, a Baleares, «donde hay alrededor de 4.000 desahucios al año», le corresponden 21 inmuebles, una cantidad que ha tildado de insuficiente para repartir entre Ibiza, Formentera, Mallorca, Menorca, «y sin contar Cabrera que está para el señor (conseller de Educación) Rafael Bosch, sus amigos y sus langostas», ha ironizado.

En ese sentido, Pons ha subrayado que los datos de desahucios que proporciona el Tribunal Superior de Justicia solo contabilizan los aportados por los Juzgados de primera instancia, «pero no los periféricos», de forma que si en el primer trimestre de 2012 se contaron 800 desahucios en Baleares, al sumar la periferia alcanzaron los 1.800, «una cantidad muy diferente».

Respecto a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) contra los desahucios que han presentado los ciudadanos al Gobierno central, la portavoz de PAH ha explicado que el diputado Antoni Diéguez dijo que los socialistas la apoyarían, por lo que ha apuntado que «espera que lo cumpla» y ha añadido que también le gustaría que el PP, a pesar de su mayoría, «se concienciara con que las personas lo están pasando muy mal».

Pons ha lamentado que no haya «trabajo, ni comida, en un país que hace poco era la envidia de muchas naciones» y ha asegurado que «el único deber que tienen los políticos es velar por los ciudadanos, que, con su esfuerzo y trabajo, pagan impuestos todo el año para que los cuiden», por lo que les ha pedido a los 457.000 políticos de España que dejen de exigir austeridad a las personas «que no tienen nada y que cada vez van a peor».

«Hay otras opciones, vosotros lo sabéis y nosotros también», ha manifestado la representante de PAH, que ha recordado que el vicepresidente Económico, Josep Ignaci Aguiló, se reunió con representantes de la «banca ética», por lo que le ha reclamado que no trabaje con las entidades financieras que han provocado esta situación.

Respecto a los jueces, Pons ha valorado las sentencias «que han anulado los intereses de demora», así como «la victoria de la cláusula suelo», aunque ha reclamado «un apoyo más abierto» y ha instado a los ciudadanos a que no tengan vergüenza, «que la tienen que tener ellos», y a que no se suiciden, sino que acudan a la PAH, donde recibirán «un abrazo y el apoyo de otras personas».

Por último, la portavoz de la Plataforma, ha informado de que hace una semana y media otro comerciante se suicidó por un desahucio, una información que no se ha confirmado, pero que de ser correcta, supondría que «dos personas han fallecido en menos de dos semanas a causa de los desahucios en Mallorca».

En ese sentido, Iniciativa Verds (IV) ha enjuiciado estas «dos muertes», que ponen de manifiesto «el grado de desesperación y desesperanza» que ha generado la crisis económica y las políticas de austeridad impulsadas por los Gobiernos de «la derecha».

El portavoz de IV, David Abril, ha afirmado que no se trata de suicidios, sino de «austericidios» y ha advertido de que, sino hay un cambio de política, «contra la preservación de los bancos, los especuladores y los corruptos», se seguirán «hundiendo personas y se generará una situación de sufrimiento que será insostenible».