Medio centenar de centros educativos de Mallorca se han sumado ya a la iniciativa de la Plataforma Crida de hacer una jornada de cierres el próximo miércoles 28 de noviembre, de forma que estas escuelas e institutos están organizando los actos de su centro, que tendrán en común la celebración de una asamblea de la comunidad educativa para evaluar las consecuencias de los recortes educativos, y la lectura de un manifiesto que ha elaborado una comisión de la plataforma formada por profesorado, madres y padres y alumnos.

En un comunicado, la citada Plataforma ha informado de que el lema de la jornada reivindicativa es: '28N, cerrados por recortes, abiertos por educación'.

Por otro lado, ha explicado que la iniciativa de realizar cierres surgió durante una de las asambleas del Embut, que convoca la Plataforma Crida el primer miércoles de cada mes desde el pasado mes de marzo.

Asimismo, ha destacado que el objetivo de los cierres es que se conviertan en jornadas informativas para dar a conocer la realidad que viven los centros a través de sesiones de debate y reivindicación de toda la comunidad educativa.

Así, ha anunciado que cada centro completará la jornada con varias actividades, de manera que algunos organizan una comida ecológica tras las clases, actuaciones musicales, teatrales, bailes de demonios, batucada, programas de radio, proyecciones de películas y actividades infantiles.

Concretamente, ha avanzado que la mayoría de actividades se iniciarán a las 17.30 horas y, a partir de ese momento, los 50 centros educativos que ya lo han confirmado, empezarán a cobrar vida con reuniones y actividades.

Tras los actos, está previsto que alumnos, madres y padres y docentes pasen la noche en buena parte de los centros para demostrar su «malestar» con la situación actual. Algunos centros han confirmado que se cerrarán hasta las 08.00 horas del día 29 y otras no lo harán público para «evitar represalias». Además, se ha previsto que se pueda decidir por votación de la asamblea en el último momento.

La Plataforma Crida ha criticado que durante la organización del 28N, algunos centros se han topado con «problemas» que han recibido «presiones por parte de la inspección educativa, e incluso se ha puesto en entredicho el derecho de las asociaciones de madres y padres a solicitar reunirse en los centros escolares para tratar asuntos relacionados con la educación de sus hijos.