La polémica imagen de Delgado, que ayer se comentó dentro y fuera de las Islas. | Redacción Sucesos

Revuelo total en las redes sociales, sobre todo en twitter; noticia de apertura en algunos informativos (concretamente el vespertino de La Sexta) y críticas de organizaciones animalistas. Ese es el resumen del efecto que ha generado la publicación en Ultima Hora de dos fotografías sobre una cacería en la que participó en 2011 el actual conseller de Turisme, Carles Delgado, previsiblemente en su época de alcalde.

La imagen que ha irritado especialmente es la de Delgado posando con los testículos de un ciervo que había abatido sobre su cabeza.

Este asunto es, para la oposición, un símbolo evidente «de la degradación del Govern». El conseller aludió a la polémica en IB3. Lo hizo durante el programa de entrevistas 50 minuts . El conductor del programa, Joan Frontera, le preguntó si le gustaba la caza mayor, y el conseller respondió que sí, que le gustaba la caza mayor, la caza menor y «muchas otras actividades que gustan a los españoles». Explicó que esas fotografías se las había aportado un amigo y que estaban en su domicilio anterior (el conseller está separado), concretamente «en un álbum», y que alguien se las llevó para, en su opinión, pasarlas a este periódico.

Munición para el pleno

La oposición utilizará este asunto al pleno de política general. Para Francina Armengol, las fotos son «absolutamente lamentables», mientras que desde el PSM-IV-ExM, Antoni Alorda, se refiere a ellas como «bochornosas» y «patéticas».

La líder socialista instó a Bauzá a explicar si cree que «estos comportamientos de sus hombres del Govern de hombres [es el único de España sin mujeres] dan un mínimo de credibilidad a las personas que están pasando graves problemas económicos».

«Estamos ante un Govern de hombres y, por lo que vemos ¡vaya hombres!» dijo. Añadió que «da la sensación de que se ríen de los ciudadanos».

Para Antoni Alorda (PSM) la actuación de Delgado no es un hecho aislado, sino que está enmarcado en un Govern en el que «otros de sus miembros, como los consellers de Educació y de Medi Ambient, han protagonizado recientemente otros escándalos en Cabrera.

Desde el mismo domingo, Twitter se inundó de comentarios críticos. Ayer el coordinador de Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales' (APDDA), Chesús Yuste, consideró que las fotos son un ejemplo de «maltrato animal» que perjudica la imagen de España. En su opinión, este tipo de prácticas deberían erradicarse.