El mal tiempo favoreció ayer la presencia de público en las calles céntricas de la capital balear. | José Barceló

Los comerciantes no notaron ayer un descenso generalizado en las ventas como consecuencia de la entrada en vigor del ‘nuevo’ IVA, que se incrementó hasta el 21% en el tipo impositivo general, según las opiniones recabadas por este diario en distintos sectores.

Los servicios y productos que ayer cambiaron el tipo reducido del 8% al tipo general del 21% fueron los servicios mixtos de hostelería, la entrada a espectáculos, artistas, gimnasios, enseñanza deportiva, funerarios, peluquerías, televisión digital, adquisición de obras de artes, flores y plantas ornamentales.

Para los comercios de Palma, la subida del IVA fue prácticamente imperceptible, debido a que el esperado descenso del consumo fue paliado por la afluencia de turistas, que cambiaron la playa por las compras.

Sábados habituales

El portavoz del Corte Inglés, Antoni Sánchez, dijo que el sábado de ayer hasta mediodía «se está comportando de la misma manera que sábados anteriores».

«La afluencia de público es similar, incluso, las ventas de los últimos días han sido muy buenas debido a que los clientes han adelantado sus compras, sobre todo en material escolar y en artículos más caros, como electrodomésticos o informática, precisamente, con el objetivo de ahorrarse la subida del IVA», dijo Sánchez. Las grandes superficies tampoco tampoco notaron una bajada de las ventas, al contrario, a lo largo del día se vieron largas colas en las cajas para pagar como consecuencia de un aumento de clientes extranjeros.

Representantes de otros sectores, en cambio, insistieron en pintar un panorama sombrío ante el incremento del IVA.
«Muchas de nuestras empresas no sobrevivirán a esta subida del IVA», afirmó Jesús Álvarez, presidente de la Salas de Fiesta, que agrupa a 119 establecimientos. «A nosotros no nos queda más remedio que repercutir el IVA en el cliente, porque no lo podemos asumir», explicó Rafael Roig, presidente de la patronal del Transporte Discrecional. Para la gerente de la Federación Hotelera de Mallorca, Inmaculada de Benito, la subida del IVA tendrá funestas consecuencias. «Hemos calculado que cada punto de subida del IVA suponen 2.000 empleos menos y aboca al cierre a 1.700 empresas del sector. Los efectos colaterales sobre el consumo, además, serán importantes», ha señalado.

Eduardo Gamero, presidente del Fomento del Turismo de Mallorca, insistió en que el incremento del IVA repercutirá en una «merma de la competitividad del sector».