Normalidad en el barrio de Santa Catalina después del apagón del sábado. | T. Ayuga

16

Viviendas, comercios y restaurantes que se vieron inmersos en el apagón desde las 20.00 horas del sábado en buena parte de Palma y hasta las 6.00 horas de la mañana en la zona de Portopí, verán resarcidos los daños causados en el primer trimestre de 2013.

Endesa recuerda que el suministro de energía no es «ni infinito ni infalible» y que en base al tiempo que los clientes estuvieron sin energía, se les resarcirá en las facturas que emita en el primer trimestre de 2013. «No es necesario que los clientes reclamen, ya que todo está especificado en la ley», afirmaron desde la compañía eléctrica. Aunque quienes consideren que la ley es insuficiente para cubrir los daños sufridos si que deberán hacer explícita su reclamación.

Suministro

Por el momento, Endesa ha instalado una subestación móvil que abastece de energía a la zona que depende de la subestación de Santa Catalina y espera determinar las causas de la avería en un mes aproximadamente.

Fuentes de la compañía desestimaron ayer el incendio como causa de la misma y aseguraron que no descartan una sobrecarga en la demanda como causa del fallo.

Unos 150 operarios de la eléctrica estuvieron la noche del sábado y madrugada de ayer movilizados en el operativo que organizó Endesa.

La empresa optó por instalar una subestación móvil en Santa Catalina en lugar de equipar la zona con grupos electrógenos. Para ello, requirió la presencia de la grúa municipal que el sábado tuvo que retirar varios vehículos para dar acceso al camión con el equipo móvil. Empresarios de bares, restaurantes y propietarios de comercios afirmaron ayer que los daños habían sido importantes porque en muchos casos tuvieron que cerrar a causa del apagón.