Enric Gonyalons, uno de los dos cooperantes españoles liberados ayer en Mali tras nueve meses de secuestro, a su llegada esta tarde a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). | Gustavo Cuevas

46

El cooperante mallorquín Enric Gonyalons, que ha permanecido más de ocho meses secuetrado en Malí, llegó este jueves por la noche al aeropuerto de Palma, por lo que ha pasado su primera noche en su domicilio, situado en Marratxí.

Las familias de los dos cooperantes españoles liberados hace dos días han agradecido «profundamente» los esfuerzos realizados para poner fin a su cautiverio y todos los apoyos que han recibido durante todo este tiempo que ha durado el secuestro de Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández del Rincón.

En un comunicado, las familias reconocen sentirse «muy felices» de que finalmente hayan podido regresar a casa y dan las gracias a todas las personas e instituciones que les han respaldado durante este proceso y que ahora comparten su alegría.

Piden que estos días se respete su privacidad, ya que «necesitan descansar y recuperar la tranquilidad» después de nueve meses de cautiverio.

Largo viaje

Noticias relacionadas

Cabe recordar que Gonyalons y la otra cooperante española secuestrada en Malí Ainhoa Fernández llegaron este jueves a las 20.00 horas a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), tras haber partido vía aérea desde Burkina Faso, poniendo fin así a un secuestro que comenzó el 23 de octubre de 2011 y que se ha prolongado más de ocho meses.

Por su parte, el alcalde de Marratxí, Tomeu Oliver, ya ha mostrado su disposición a recibir en el Consistorio a Gonyalons, a quien también ha ofrecido un espacio para celebrar la rueda de prensa, en caso de que finalmente decida convocarla. Asimismo, el Ayuntamiento del municipio en el que reside el joven cooperante se ha mostrado dispuesto a realizar un homenaje en el que puedan participar los ciudadanos de esta localidad.

Nueve meses de cautiverio

Gonyalons y Fernández, quienes tuvieron apoyo sanitario durante todo el traslado y que se encuentran en buen estado de salud, viajaron a bordo de un avión de la Fuerza Aérea española y fueron recibidos a pie de pista en Madrid por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, y el ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien ha conversado con las familias de los cooperantes.

La llegada a España de los dos cooperantes españoles supone el final del secuestro que han vivido junto con la italiana Rossella Urru desde el 23 de octubre de 2011, cuando se encontraban trabajando en los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia). Los tres cooperantes fueron entregados el miércoles por sus captores a un grupo de mediadores de Burkina Faso y, tras pasar noche en Gao (norte de Malí), han viajado en avión hasta Uagadugú, la capital burkinesa, antes de volar hasta España.