Joan Batle, Miquel Alenyà y Juana Lozano, ayer en rueda de prensa. | Pere Bota

36

El presidente de Creu Roja Balears, Miquel Alenyà, cifró ayer en un 23% el número de familias de las Islas que «se encuentran en situación de riesgo, pobreza y exclusión social», según la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN).

Alenyà se mostró pesimista con respecto al futuro, «la situación va a empeorar y el paro aumentará, porque la recuperación económica aún no se vislumbra», durante la presentación de la memoria de Creu Roja del año pasado.

Según esta memoria, en 2011, la ONG atendió a 186.317 personas, entre las que 43.336 se beneficiaron de las ayudas de emergencia social, un programa puesto en marcha en 2008, junto a otras entidades y administraciones públicas, con el objetivo de paliar los efectos de la crisis entre la población más vulnerable y que contempla ayudas para alimentos básicos, kits de higiene, cheques para comedor, urgencias sociales básicas o lotes de material escolar. De esas 43.336 personas, Creu Roja atendió directamente a 9.718, un 36% más que en 2010.

Alenyà, que estuvo acompañado por el secretario autonómico de Creu Roja, Joan Batle, y la coordinadora autonómica, Juana Lozano, lamentó que «no hemos llegado a todas las personas que han acudido a nosotros», pues el presupuesto con que se contó fue un 11,86% menor que en 2010 (entre otras cosas por la bajada en un 24% de la actividad del hospital). La entidad priorizó el gasto en intervención social, lucha contra la pobreza y ocupación. El balance general del año que realizó fue claro: «la situación de las personas que atendemos ha empeorado a lo largo de 2011, las familias que atendemos cada día son más pobres por el agravamiento de la crisis y el desempleo, y, ha aumentado significativamente el número de personas que se ha incorporado al colectivo más vulnerable».

Ante esta realidad, Creu Roja hizo ayer un «llamamiento a la solidaridad y colaboración de toda la sociedad» y Alenyà explicó que «nos hemos adherido a la campaña impulsada a nivel nacional que se propone atender 300.000 personas más a lo largo de 2012 y 2013, lo que en Balears se traduce entre 5.500 y 6.000 personas más».

Otro dato de la memoria indica que un total de 939 personas, un 5% más respecto al año 2010, han recibido formación en orientación laboral en el marco de programas de esta organización. Si bien, en este sentido, Lozano indicó que «en formación estamos tocando techo, porque empieza a cundir en desánimo» entre muchas personas que se preguntan por qué se van a formar si aún así no encuentran trabajo.