0

La coalición PSM-IV-ExM ha pedido al presidente del Govern, José Ramón Bauzá, más seriedad de la que a su juicio demostró ayer con la presentación del proyecto para el puerto de Palma de un inversor privado, que solo consigue «vender humo» y generar expectativas a los parados de Baleares.

En un comunicado, la formación considera que es «indigno jugar con las expectativas de los 80.000 parados de Baleares» con un proyecto que aún no han analizado ni la Autoridad Portuaria ni el Ayuntamiento de Palma.

Por ello, la coalición ha instado a Bauzá a «actuar con más rigor y seriedad de la que demostró ayer» tras reunirse con el promotor Ronald Ras, quien le presentó un «hipotético proyecto de remodelación del puerto de Palma del que se desconoce totalmente la viabilidad técnica, económica y administrativa».

«No es de recibo que la máxima institución de las Islas Baleares de cobertura, calificándolo de 'proyecto de legislatura', a una idea de la que lo desconocemos absolutamente todo, y que no ha podido examinar ni la Autoridad Portuaria ni el propio Ayuntamiento de Palma, tal y como ha reconocido hoy el concejal de Urbanismo al Consejo de Gerencia de Urbanismo», ha manifestado Antoni Verger, portavoz del PSM-IV-ExM en Palma.

«Hay que ser riguroso, analizar primero la viabilidad del proyecto, y a partir de ahí abrir un debate público sobre qué puerto queremos y necesitamos en Palma, evitando anuncios grandilocuentes que dan la impresión de no ser más que humo», opina Verger.

El proyecto lo presentó ayer el promotor presidente de Key Global, quien dijo que supondría una inversión privada de 1.869 millones y la creación de 50.000 puestos de trabajo, aunque hoy el vicepresidente económico, Josep Ignasi Aguiló, ha asegurado que el Govern no lo apoya pero que lo estudiará.

«Parece que cualquiera que pase por ante el Consolat de la Mar con un proyecto de un par de ceros tiene automáticamente el beneplácito del presidente del Govern y puede hacer lo que quiera. Bauzá pone a Baleares al nivel de una 'república bananera' y nos avergüenza como ciudadanos «, asegura Verger.

Verger añade que el puerto de Palma «tiene una función estratégica de cara al tráfico de mercancías y de pasajeros y su función logística se debe priorizar totalmente por encima de cualquier negocio lucrativo privado de hoteles, campos de golf y centros de convenciones. El interés general debe prevalecer sobre cualquier interés particular».