Joan Gual y Josep Oliver, en una imagen de archivo. | Archivo UH

7

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears y la Cámara de Comercio de Mallorca coinciden en señalar en que la ayuda europea de 100.000 millones de euros para el sector financiera español «es positivo para la estructura productiva del país, ya que se entrará en una dinámica de mayor actividad crediticia, que es lo que necesitaba el mundo empresarial para salir de la actual recesión», según sus presidentes Josep Oliver y Joan Gual, respectivamente.

La CAEB puntualiza que el rescate puede contribuir a que «muchas empresas accedan a la financiación necesaria para mantener su negocio e iniciar nuevos proyectos, a la vez que puede facilitar que se recupere el consumo y la actividad económica, tan necesarios para crear empleo».

Reacciones

Para la entidad cameral lo sucedido es positivo porque los criterios de prudencia «no han dado resultados hasta la fecha, han prolongado la incertidumbre sobre la realidad y mermado la percepción de confianza exterior, y muy especialmente la de los mismos españoles en nuestro sistema financiero y en nuestra capacidad para superar la crisis».

Gual destaca en un comunicado que «tiene que ser un nuevo punto de partida para la recuperación de la actividad económica hacia crecimientos positivos y sólidos».

Del mismo modo, Oliver señala que «otro efecto positivo es que la prima de riesgo se ha ido relajando, permitiendo que España se financie en mejores condiciones, lo que redundará en beneficios para la Administración, para nuestro sistema financiero, y para las empresas y la economía en general».

El PSIB, por su parte, tildó ayer de «mala noticia» el rescate financiero y ha exigido que el coste de éste «lo asuman las propias entidades y no la ciudadanía». IniciativaVerds considera que el rescate financiero «demuestra que las políticas de recortes al sector público son ideológicas y están equivocadas».