4

La jefa del grupo de delitos económicos de la Policía ha asegurado hoy en el juicio del caso Maquillaje que detectó «muchas anomalías» en los contratos del Consell de Mallorca con Studio Media, empresa gestora de la radio insular.

En la sexta jornada del juicio, en el que se sientan en el banquillo por presunta corrupción los exlíderes de UM Maria Antònia Munar y Miquel Nadal, la inspectora ha puesto de manifiesto numerosas irregularidades en las relaciones contractuales del Consell con Studio Media, beneficiaria de una de las dos subvenciones de 120.000 euros sospechosas de encubrir una malversación de fondos públicos.

La policía ha confirmado también que en las búsquedas que dirigió no se encontró en ninguna parrilla de programas ni se logró que algún testigo confirmara la existencia de «Temps d'Esport», el programa radiofónico al que iban dirigidas las subvenciones por 240.000 euros concedidas a la productora Vídeo U, que según la acusación habían adquirido Munar y Nadal a través de testaferros.

La funcionaria ha indicado que surgieron sospechas sobre las dos subvenciones objeto de la causa a raíz de la inclusión de la primera de ellas, de 2004, en un listado de facturas de Studio Media a Vídeo U en el que remarcaban varias anotaciones, una de ellas con la apostilla «a ver si cuela».

Noticias relacionadas

La especialista en delitos económicos ha manifestado que Studio Media tenía obligación de informar de cualquier cambio en la programación de Ona Mallorca, pero el Consell nunca tuvo notificación en este sentido, por lo que no consta en sus archivos la existencia de «Temps d'Esport», aunque subvencionó ese supuesto «macroprograma» con retransmisiones en vivo de las que no hay copia y cuyo responsable ha dicho que eran simuladas.

«El Consell retrasaba mucho las respuestas y nos hacía difícil obtener la documentación», ha indicado en alusión a los obstáculos que encontró su investigación, en la que comprobó el «trato muy flexible» del que se benefició la productora a pesar de que por sus deudas con Hacienda y la Seguridad Social estaba inhabilitada para contratar con la administración.

También ha cuestionado la veracidad de las certificaciones que presentó Studio Media para justificar las retransmisiones deportivas subvencionadas, ya que algunas se presentaron y fueron aprobadas por el Consell antes de la disputa de los partidos y todas se fecharon en domingo cuando algunos encuentros se jugaron en sábado.

La inspectora, como otros testigos, ha constatado que el matrimonio que administraba Studio Media, Elisabet Diéguez y Alfredo Conde, cobró íntegra la subvención insular a Vídeo U días antes de pagar 40.000 euros a cuenta por la compra de una vivienda.