Font y Melià, esta mañana durante la rueda de prensa. | Joan Torres

92

Los presidentes de la Lliga Regionalista y Convergència per les Illes, Jaume Font y Josep Melià, respectivamente, anunciaron ayer el inicio de proceso de «diálogo y reflexión» entre ambas formaciones que tiene por objetivo «vertebrar el espacio centrista y moderado de Balears». Este período de «confluencia», como se denomina en el documento que fue dado a conocer, se prolongará durante los próximos seis meses.

Font indicó en el acto de presentación que tuvo lugar en Centre Cultural Contemporari Pelaires que «es urgente remodelar el espacio de centro», añadiendo a continuación que «este es un paso que dan los dos partidos, queremos explorar lo que nos une». En este sentido admitió que «todavía queda mucho camino por hacer no será fácil».

Autonomismo

Respecto al contenido ideológico de la futura formación que surgirá de la fusión de la Lliga y Convergència, Font apuntó que «en estos momentos hay un retroceso en la sensibilidad autonomista», y añadió que «se están poniendo en peligro muchas señas de identidad de Balears».

Melià, por su parte, enfatizó que entre las propuestas básicas están «la defensa y la lengua de Balears, así como la defensa de una financiación justa para las Islas».

El dirigente de Convergència rehuyó «el dabate nominalista» respecto a la renuncia al nacionalismo, «lo importante es el espíritu y recuperar el espacio centrista».

Ambos políticos destacaron que el proyecto que se inicia tiene una clara voluntad de que alcance todo el ámbito autonómico.