El nuevo juicio del caso Andratx previsto para hoy contra el ex director general de Territorio del Govern balear Jaume Massot (PP) por la construcción supuestamente ilegal de una vivienda se ha suspendido por un cambio en las defensas y porque dicha finca está en un terreno que el ayuntamiento recalificará como urbano.

Massot, que ya está en prisión por otra pieza de este caso de corrupción urbanística en el municipio mallorquín, se enfrenta a 4 años y medio de cárcel por la supuesta construcción ilegal en el año 2002 de una vivienda en un terreno protegido como rústico.

Según ha explicado al principio del juicio la presidenta de la Sala, Rocío Martín, la vista se ha suspendido por el cambio en la defensa de dos de los acusados, que ahora están representados por José Ignacio Herrero, y también porque el nuevo letrado ha presentado nueva prueba.

Esta prueba consiste en que el pleno del Ayuntamiento de Andratx aprobará el próximo 15 de mayo sus nuevas normas urbanísticas subsidiarias, en las cuales se calificará previsiblemente el terreno como urbano.

Noticias relacionadas

Esto conllevaría, según la tesis sostenida por el nuevo abogado, la legalización de la vivienda y la imposibilidad de imputar algún delito a los acusados, aunque la Fiscalía Anticorrupción aún tiene que estudiarlo y pronunciarse sobre ello.

La presidenta de la Sala ha citado a las partes el 13 de junio para revisar sus posturas y fijar nueva fecha de juicio.

Aparte de Massot, en el juicio también están acusados los cuatro propietarios del terreno, que son los matrimonios compuestos por Francisco Romero y Juana María Reus, y por Ole Jorgen Phister y Marianne Yvonne Ritter, así como el excelador del Ayuntamiento de Andratx Jaume Gibert -quien confesó los hechos y colaboró con la Fiscalía- así como el que fuera abogado asesor del consistorio Jacobo Rodríguez Miranda.

Para los cuatro propietarios, el fiscal Juan Carrau reclama 3 años y 2 meses de cárcel, para el excelador 2 años de prisión y para el abogado, 6 meses.