4

El vicepresidente económico de Promoción Empresarial y Ocupación, Josep Ignasi Aguiló, ha asegurado este miércoles que «el rumbo está puesto, la dirección es la correcta y llegaremos a una situación en la que la economía balear volverá a tener los niveles estándar que ha tenido siempre».

En respuesta a varias preguntas parlamentarias, el vicepresidente ha reiterado que el Govern está «en buen camino» puesto que ya ha «fijado el rumbo para llegar a buen puerto». Además, ha defendido la «reformulación» llevada a cabo y ha opinado que «quien destruye el Estado del Bienestar» son los que «no tienen en cuenta la realidad».

Así, ha entendido que era necesario llevar a cabo esta «racionalización de los servicios» prestados «para que todos los derechos» se puedan mantener. «El Estado del Bienestar se volverá sólido y podrá continuar», ha manifestado Aguiló, que ha considerado que el «barco a la deriva» que había con el anterior Ejecutivo se hubiese acabado «chocando contra las rocas».

Después de que el diputado socialista Marc Pons recriminase al Govern su modelo de ortodoxia económica que, según ha dicho, ha ocasionado una subida de impuestos a las clases medias, mayores privilegios a los más ricos y la no implantación de medidas de estímulo, Aguiló ha destacado la necesidad de «transformar» las políticas emprendidas durante la pasada legislatura, si bien ha añadido que para hacerlo es necesario tiempo.

Pons, a su vez, ha lamentado que «critique tanto lo recibido» puesto que «al paso que va lo dejará peor». En este sentido, se ha referido a los nuevos recortes sociales que emprenden «cada día» y ha considerado que el incremento del desempleo, de los impuestos y el hecho de que haya menos prestaciones, «no es el camino para salir de la crisis».

«El camino no es la demagogia», le ha respondido el vicepresidente, que, además, ha considerado que era necesario admitir que el problema era «estructural y de competitividad».

«El cambio de rumbo no se puede conseguir en dos días»

Por otro lado, Aguiló ha sido preguntado por la socialista Joana Barceló en relación a las cifras «históricas» de desempleo conocidas la pasada semana, y éste ha apuntado que el «cambio de rumbo no se puede conseguir en dos días». En este sentido, ha recordado que los ejes del Ejecutivo balear son lograr la contención del déficit público y hacer nuevas normativas de carácter europeo.

Joana Barceló, por su parte, ha destacado las conclusiones de un informe que apuntaba que tendría «consecuencias devastadoras» las «drásticas reformas laborales» practicadas por algunos países, mientras que los que invierten en políticas de creación de ocupación «tienen mejores resultados».

No obstante, el vicepresidente ha manifestado que, a diferencia de las políticas emprendidas por el anterior Ejecutivo balear cuyos resultados «sabemos dónde nos han llevado», las que se están poniendo en marcha aún no habían sido «ensayadas». «El modelo se debe transformar haciendo cambios en profundidad para que cuando haya crecimiento económico llegue el trabajo».

«El tratamiento puede parecer peor que la enfermedad»

El vicepresidente también ha sido preguntado por el efecto que tendrán los recortes anunciados el pasado lunes para los ciudadanos de las islas, y ha vuelto a incidir en que «el rumbo está puesto». No obstante, ha admitido que, igual que pasa con el tratamiento de algunas enfermedades, puede parecer peor que la propia enfermedad».

Además, el socialista Vicenç ThomÃñs le ha preguntado si es «ortodoxo» pagar por las prestaciones sanitarias, a lo que Aguiló ha contestado que «todos los ciudadanos pagaban prestaciones» por lo que «ahora se trata de que esta estructura sanitaria pública pueda ser sostenible».

ThomÃñs ha criticado las últimas medidas anunciadas por el Ejecutivo balear, especialmente el cierre del Hospital General y el Joan March, y ha augurado que próximamente privatizarán los hospitales de Inca y de Manacor. «El Estado del Bienestar se destruye día a día», ha añadido.