Rafael Bosch, en el Parlament. | T. Ayuga

1

El conseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, ha asegurado que hay más de 120 millones de euros que «bailan y están en el aire», correspondientes a ayudas concedidas por el Servicio de Ocupación de Baleares (SOIB) en la pasada legislatura, porque sus expedientes están sin revisar.

En el turno de preguntas del pleno del Parlament, la diputada popular Margalida Prohens le ha preguntado a Bosch por la situación en la que se encuentran los 1.528 expedientes sin revisar del SOIB, acumulados desde 2007, por un total de 124.368.212 euros que están sin liquidar y que se destinaron a ayudas para orientación, formación y fomento de la ocupación.

Según Prohens, estos expedientes sin fiscalizar suponen «un desastre que ha dejado el SOIB entre la espada y la pared».

El conseller Bosch ha admitido que los funcionarios de la entidad tienen un enorme trabajo para cerrar y supervisar dichos expedientes, de los que unos 1.300 están pendientes, para poder hacerlo antes de que caduquen, algo que impediría tramitar el reintegro del dinero en el caso de que se compruebe que no se destinaran los fondos a la actividad para la que se concedieron.

Según Bosch, si esto ocurriera, el SOIB podría ser sancionado por el gobierno central, por los fondos que ha destinado a la comunidad autónoma, así como por la UE.

El conseller ha asegurado que el trabajo es doble porque los mismos funcionarios trabajan también para superar la auditoría de la UE en relación a una parte de dichos expedientes, que ya ha supuesto una sanción cautelar de 38 millones.

Bosch ha descrito la situación del SOIB como un «desbarajuste». «Estamos hablando de más de 120 millones de euros que bailan y están en el aire, no es que estén suspendidos pero si no lo hacemos bien, podríamos tener actuaciones que derivarían de esto», ha señalado, en relación a posibles nuevas sanciones.