La Universitat de les Illes Balears (UIB) cuenta este curso con 15.985 alumnos (un 60% son mujeres), lo que supone un 2,53% menos que el curso anterior, una cifra que rompe con la tendencia de crecimiento de los últimos tres años, y que «supone una estabilización del global de estudiantes», según afirmó ayer el vicerector d´Ordenació Acadèmica i Professorat, Mateu Servera. Servera presentó ayer las cifras de matriculación, junto a la vicerectora d´Estudiants, Maria Juan, y el vicerector de Docència i Qualitat, Juan José Montaño.

Aunque la demanda no ha bajado, el descenso del número de alumnos de nuevo ingreso es mayor, un 4,21% menos, (194 personas), lo cual se explica, añadió Servera, por la ampliación de los números clausus (ya afectan al 70% de los grados) en los dos últimos cursos, con motivo de la bajada sucesiva de la transferencia nominativa del Govern que sufre la institución (un 17% en tres años).

En este sentido, Montaño declaró que la limitación de alumnos de nuevo ingreso «ha venido obligada por la deficiente financiación para mantener la calidad de la oferta formativa y garantizar la acreditación de los títulos», algo para lo que «estamos en el buen camino», aseguró.

Por su parte, Maria Juan informó de que la principal vía de acceso a la Universitat es el Bachillerato (70% de los alumnos), si bien ha aumentado el número del estudiantes que accede desde la FP (un 15,7%) y desde la prueba de acceso para mayores de 25, 40 o 45 años ( un 7%).

Otra consecuencia de los números clausus es que también se ha incrementado la cifra de alumnos de las Islas que sale a estudiar fuera: del total de estudiantes que aprobaron la selectividad, 1.075 han iniciado estudios fuera, frente a los 900 del curso pasado, si bien más del 60% se desplaza para estudiar títulos que no se pueden cursar aquí.