caso Voltor-Inestur

Un imputado apunta a Rodríguez como la impulsora del programa de mayores presuntamente empleado por UM para captar votos

| Palma de Mallorca |

Valorar:

El presidente de la Asociación de Vecinos de Santa Catalina, Lucas Colom, quien ha declarado en calidad de imputado ante la jueza instructora del caso Voltor, ha apuntado a la expresidenta de la Junta Local del partido en Calvià, María José Rodríguez, como la impulsora de un programa llevado a cabo con fondos públicos en el barrio palmesano para la atención de personas mayores, conocido como 'Angelots', y que está siendo investigado por haber sido presuntamente utilizado por la extinta Unió Mallorquina (UM) con la finalidad de captar votos.

«Fue Rodríguez quien me ofreció la posibilidad de ayudar a las personas necesitadas del barrio y yo acepté en condición de presidente de la asociación de vecinos», ha abundado el encausado en su comparecencia ante la titular del Juzgado de Instrucción número 10, Carmen Abrines, en el marco de la pieza número 13 de la causa. Sin embargo, en su deposición ha rechazado que Rodríguez -citada también este martes como imputada por estos hechos- le hubiera hecho esta petición a nombre del Consell y de UM puesto que «esta señora siempre ha ayudado a la gente mayor».

El declarante, propietario del bar Can Lluc de Santa Catalina, ha apostillado que tampoco fue «una cosa altruista ni personal por parte de Rodríguez» si bien ésta no le dijo que fuese por parte de la Institución insular, en la que trabajaba como jefa de Enmergencias, ni de la formación nacionalista. «Conocía el programa Angelot pero ignoraba que fuera iniciativa de UM», ha añadido.

En su comparecencia, Colom ha manifestado que, como presidente de la asociación, numerosas personas sin familia ni recursos acudían a su local para pedir ayuda de forma que se limitaba a indicar a varias asistentas sociales el nombre de las personas a las que había que atender para que éstas les ayudasen en la compra y fuesen a su casa para asistirles en su aseo personal. El imputado ha aseverado sin embargo que tras las visitas las asistentes no llegaron a entregarle nunca documento alguno con los resultados obtenidos.

Finalmente, al ser preguntado sobre si tenía conocimiento de que personas oficialmente contratadas por el Consell visitaban a personas de Santa Catalina , seleccionadas por él, para suministrarles propaganda de UM a fin de captar su voto, el imputado se ha limitado a recordar que «como presidente de la asociación de vecinos indicaba a las personas que habían solicitado ayuda a través del teléfono de la asociación pero ignoro todo lo demás».

La declaración de Colom ha tenido lugar después de que la expresidenta del Consell y del Parlament, Maria Antònia Munar, se haya acogido a su derecho de no declarar alegando motivos de salud.

Mientras tanto, la magistrada prevé interrogar este martes tanto a Rodríguez como al exdirector insular de Relaciones Instituciones, Josep Lliteres, mientras que han sido suspendidas las del expresidente de UM Miquel Àngel Flaquer, y del exconseller de Juventud y Deportes del Govern, Mateu Cañellas, que estaban previstas para este miércoles en el marco del mismo fleco de la causa, que indaga la contratación presuntamente irregular de militantes de UM a través del Consorcio de Informática Local de Mallorca (Cilma), dependiente del Consell. Finalmente, el jueves está citado el también encausado Pedro Mir.

Las investigaciones de esta pieza apuntan a que, pese a estar a sueldo de la empresa dependiente del Consell, los militantes de UM no llegaron a acudir a su puesto de trabajo sino que se habrían limitado a trabajar para el partido nacionalista. Es más, las pesquisas indagan si ex altos cargos insulares, entre ellos su ex vicepresidente, Miquel Nadal, favorecieron la contratación irregular de estos militantes 'uemitas' con motivo de la puesta en marcha de los proyectos Infomallorca, EIEL y Mallorca Digital, que habrían servido para camuflar su colocación.

La jueza ya interrogó a varios de estos empleados 'fantasma' a petición del fiscal anticorrupción Miguel Angel Subirán después de que el ex gerente del Cilma, Eugenio Losada, aportase a la magistrada un listado y varios correos electrónicos en los que figuraba el nombre de estos trabajadores presuntamente colocados a instancias de los ex altos cargos de UM.

En total, según la documentación entregada por Losada -también imputado-, un total de 34 empleados fueron contratados para trabajar en las tres iniciativas cuyo coste, con cargo a las arcas del Cilma, oscilaba entre los 110.000 y los 190.000 euros anuales. En concreto, los fondos públicos destinados a Infomallorca eran 190.000 euros hasta 2005, año a partir del cual la cantidad se situó en los 167.000 euros anuales hasta 2007. Por su parte, el coste de Eiel en 2007 fue de 110.000 euros mientras que el de Mallorcadigital, el único de los tres que ya no está en marcha, fue de 160.000.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.