18

En Balears la economía sumergida mueve al año más de 5.000 millones de euros, incluyendo unos 1.700 millones correspondientes al fraude de carácter laboral, según un informe realizado por las asociaciones de los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), que celebra hoy y mañana en Palma su XI Congreso Nacional.

El efecto de la crisis, la destrucción del empleo y del tejido empresarial ha generado una economía sumergida en Balears al margen de cualquier tipo de control fiscal, de ahí que Gestha manifiesta su preocupación por esta coyuntura.

Vivienda

Gestha incide en su informe en que hay que sumar en Balears un fraude fiscal muy relacionado con la actividad turística y residencial, como es el alquiler fraudulento de viviendas, que se ha triplicado en el comparativo de 2008-2009 (ver gráfico adjunto).

Así, en las Islas se contabilizaron en 2009 unos 48.625 alquileres de viviendas sumergidos, que suponen el 59,7% del total, frente al 36,5% de 2008.

Dentro de la destrucción del tejido empresarial y su impacto en los distintos sectores laborales, Gestha detecta en Balears una «brecha» entre lo que declaran los pequeños y medianos empresarios y los trabajadores, «que asciende a unos 7.500 euros más en el caso de estos últimos, lo que supone una clara muestra de la existencia de un fraude estructural y masivo, en concreto en el colectivo de autónomos».

Esta situación de fraude fiscal y las medidas que se tienen que adoptar por parte del Gobierno en la próxima legislatura, serán analizadas en las jornadas de Palma, con el objetivo de marcar unas líneas básicas a seguir en política fiscal, «para generar un aumento de la recaudación, que es una cuestión prioritaria para combatir el déficit económico que padece nuestro país, así como reducir su exposición a los vaivenes de los mercados», indican desde Gestha.

La modificación de los tipos del IVA y el Impuesto de Patrimonio, que en Balears suman 5.611 declarantes, también serán analizados.