Francina Armengol, en una imagen reciente. | Joan Torres

25

El PSIB-PSOE quiere que el Govern explique «plantilla a plantilla» quiénes son los 800 empleados públicos que el ejecutivo autonómico tiene previsto despedir para reducir el gasto de la comunidad autónoma en 115 millones de euros y pagar así a sus proveedores, tal y como ha anunciado el ejecutivo.

La portavoz del PSIB-PSOE en el Parlament, Francina Armengol, ha señalado que quieren saber quiénes son esas 800 personas que «se irán a la calle», al tiempo que se ha mostrado partidaria de racionalizar el sector y el gasto públicos pero en ningún caso de estos despidos.

Los socialistas han pedido las comparecencias urgentes en la Cámara del vicepresidente económico del Govern y del conseller de Presidencia para que den cuenta de los planes de estabilidad financiera, que aún desconoce la oposición, y de saneamiento de la administración pública.

Mañana, martes, por tercer vez consecutiva, la jefa de la oposición preguntará a José Ramón Bauzá, qué medidas ha tomado en sus primeros cien días como presidente de Baleares para mejorar la situación económica y crear puestos de trabajo.

Noticias relacionadas

Armengol ha acusado a Bauzá y su gobierno de no haber adoptado ninguna y de no haber sabido explicar en el Parlament qué ha hecho, lo que la política socialista ha calificado de «drama».

También le preguntará acerca de cómo es posible que, gracias a su gestión, la Administración autonómica sea la empresa de las islas que genere más paro.

Sobre todo, ha añadido, porque la campaña electoral del presidente del PP y su principal promesa fue la reactivación económica, aunque lo hiciera «con cierta dosis de milagrería», ha apostillado.

«Estamos peor que hace cien días», ha aseverado Armengol, que ha añadido que el gobierno de Bauzá «no sabe a qué juega y crea desconfianza y alarmismo» entre la ciudadanía, los pequeños y grandes empresarios y las entidades financieras, que no dan crédito al ejecutivo.

Armengol ha acusado al presidente balear de «mentir» a los ciudadanos porque la pasada semana dijo que la deuda del Govern con los proveedores era de 230 millones de euros y hace unas semanas aseguró que alcanzaba los 700 millones.

Es «impresentable» que el presidente y el vicepresidente económico «oculten» las cifras reales de la comunidad, por lo que les ha exigido «claridad y transparencia».

Armengol ha reconocido que las cuentas de las arcas públicas son «preocupantes», pero ha defendido que no se puede crear «alarma social».

Los socialistas «no se cansarán» de exigir al Govern que dé explicaciones de su gestión, aunque el ejecutivo se dedique a «hacer oposición a la oposición», como lo demuestra las diez preguntas que mañana se formulará el «ejecutivo asimismo» frente a las seis de los socialistas y las dos del PSM-IV-ExM, lo que Armengol ha calificado de «rodillo absoluto».

En la sesión de mañana, los socialistas también preguntarán por la intención del presidente Bauzá de que el catalán deje de ser lengua vehicular en IB3 Radio y Televisión, lo que es «preocupante», ha señalado el diputado socialista Vicenç Thomas.

Este grupo parlamentario también quieren saber si el Govern pagará los 16 millones de euros que el ejecutivo autonómico tenía comprometidos para este año con los ayuntamientos correspondientes al Fondo de Cooperación Local.