Àlvaro Gijón. | T. Ayuga

24

La junta rectora del Consorcio para la Reforma de la Platja de Palma ha designado hoy nuevo gerente de la entidad a Alvaro Gijón, teniente de alcalde de Turismo de la capital balear, por seis votos a favor y tres en contra.

El nombramiento de Gijón había sido acordado por las cuatro instituciones dirigidas por el PP que tienen representación en el órgano de dirección del consorcio: el Govern balear, el Consell de Mallorca y los ayuntamientos de Palma y Llucmajor.

El nuevo responsable de la gerencia del proyecto para la rehabilitación de la mayor zona turística de Baleares sustituye en el cargo a la socialista Margarita Nájera, que cesó en sus funciones de gerente y comisionada del Gobierno tras las últimas elecciones autonómicas.

El Ejecutivo central, cuyos tres representantes han votado en contra del nombramiento de Gijón por entender que la gerencia es incompatible con sus funciones en el ayuntamiento de Palma, designó al delegado del Gobierno, Ramon Socias, comisionado en el proyecto en representación de la administración central.

Fuentes municipales han informado del nombramiento de Gijón y han confirmado su intención de compatibilizar la gerencia del consorcio con la dirección de la política turística del Ajuntament de Palma.

Oposición de los representantes del Gobierno

Los representantes del Gobierno de España en el Consorcio de la Platja de Palma han votado en contra del nombramiento de Àlvaro Gijón como gerente de este organismo por no renunciar a su cargo de teniente de alcalde del Ajuntament de Palma.

En un comunicado remitido por la Delegación del Gobierno, han afirmado que «no es lógico» que siendo Cort miembro del Consorcio sea el edil del área de Turismo y Coordinación Municipal del consistorio quien ostente la gerencia del consorcio.

«En este caso es la figura del gerente la que ha de rendir cuentas de la situación del Consorcio delante del Ajuntament de Palma, y sería por tanto juez y parte», han asegurado.

Los representantes del Gobierno del Estado han añadido que «no había ningún inconveniente» en el nombramiento de Gijón si hubiera renunciado al cargo de regidor, pues «no hay ninguna posición en contra de la persona».

«El problema -han añadido- está en mezclar el control político con el control de la gestión que precisamente representa la figura del gerente del Consorcio de la Playa de Palma».

Dedicación exclusiva

Los representantes del Gobierno dicen coincidir «plenamente» con la opinión de representantes de la Asociación Hotelera de la Platja de Palma, «que tampoco veían con agrado que el gerente no tuviera dedicación exclusiva».

Y es que esta plaza, han destacado, «se dotó económicamente» para que se pudiera ejercer «con total dedicación» la dirección de un proyecto «que debe ser emblemático y ejemplo a seguir en otras zonas turísticas maduras del Estado».

Los representantes del Gobierno de España han dicho que lamentan que esta sea «la primera vez» en que «se haya roto el consenso en el momento de nombrar el gerente del Consorcio».

En este sentido, han recordado que fueron aprobados por unanimidad todos los anteriores gerentes, «de los cuales los tres primeros fueron propuestos por el Partido Popular».