Bernardo Quetglas, Joan Molas, Jaime de Juan, Ignasi Esteve y Antoni Horrach. Fotos: R.C.

5

Cadenas hoteleras mallorquinas ya han ordenado parar la venta de reservas para la temporada turística de verano, en concreto desde junio hasta la primera quincena de septiembre, con el fin de evitar problemas de sobreocupación (overbooking), según dieron a conocer ayer en el stand de Balears en la ITB ejecutivos de las cadenas afectadas.

«Se han superado las mejores previsiones de ventas de reservas y ante el boom que se ha producido en las últimas semanas, nos hemos visto obligados a ordenar que se paren ventas en todos los mercados, en concreto en el alemán y británico, para evitar tener overbooking. Nunca podíamos pensar que cambiara tan radicalmente la coyuntura turística y que Mallorca se viera beneficiada de esta forma», apuntó el director general de una de las más importantes cadenas que opera en Mallorca.

Mercado español

Los touroperadores y hoteleros, en este sentido, han comenzado a incentivar al máximo los contactos para confrontar los datos de ventas de reservas. «Estamos a tiempo de evitar los problemas de imagen que siempre surgen con el overbooking, por lo que de aquí a la Semana Santa se cotejarán todos los datos de ventas para actuar», añadieron las mismas fuentes.

Noticias relacionadas

Con el aumento previsto del turismo alemán, británico, francés, italiano y escandinavo hacia Mallorca, los hoteleros de la Isla ya están comenzado a dar mensajes de alarma a los touroperadores españoles para que aseguren camas para los meses de julio y agosto.

«Se va a producir la tendencia de hace diez años, que el turismo español no podía encontrar camas en los meses punta de verano en Mallorca por el turismo extranjero, circunstancia que desapareció con la crisis en los mercados alemán y británicos de principios de 2000», explicaban ayer varios hoteleros en el stand balear.

Demanda cubierta

El secretario general de Turismo, Joan Mesquida, pese a todo, señala que «no habrá problemas, ya que quedará cubierta toda la demanda del mercado español y extranjero. Es como lo vemos en estos momentos desde la Secretaría General de Turismo».

Todos estos movimientos son consecuencia del clima de euforia que se ha apoderado de los mercados turísticos ante la avalancha de contrataciones que se han detectado en los principales mercados emisores.