La patronal Pimen anuncia que la Ley Antitabaco está haciendo caer en picado los ingresos de bares, cafeterías y restaurantes. | Nuria Rincón

8

Los bares, cafeterías y restaurantes de Balears han perdido entre un 20 y un 25 por ciento de sus ingresos en enero, coincidiendo con el primer mes en vigor de la Ley Antitabaco, según ha informado a Europa Press el presidente de la Asociación de Restauración de Pimem, Juan Cabrera.

Así, Cabrera ha señalado que en algunos municipios del norte de Mallorca, concretamente, en Artà y Cala Ratjada, algunos establecimientos se han visto obligados a cerrar «no por la temporada baja, sino por la aplicación de la Ley Antitabaco, que está haciendo mucho daño al sector».

En esta línea, ha advertido de que estos cierres de locales «se verán cada día más, porque habrá empresarios que no podrán soportar las pérdidas económicas» que les supone la prohibición de fumar en sus establecimientos en un momento de crisis económica.

Menos cafés y postres

Cabrera ha detallado que una de las consecuencias que está teniendo la nueva normativa es que muchos clientes han dejado de tomar el postre en los restaurantes, debido a que ya no pueden fumar mientras lo comen. Además, ha añadido que también ha disminuido la cifra de personas que piden una copa cuando finalizan la comida, algo que, según ha señalado, está suponiendo «una reducción en la venta de hielos».

El presidente de la Asociación de Restauración de Pimem ha indicado que las cafeterías también están vendiendo menos café y ha puesto como ejemplo que algunos establecimientos vendían habitualmente entre 20 y 25 kilos de café diarios «y ahora no llegan ni a diez».

Primer club de fumadores

Por otro lado, ha destacado que, de momento, está funcionando «muy bien» el primer Club de Fumadores anexo a un bar, que se inauguró el pasado 28 de enero en la calle Balèria de la localidad mallorquina de Manacor y, por ello, ha desvelado que «en poco tiempo» se va a abrir otro Club similar al final de la calle Aragón, en Palma, así como en el municipio mallorquín de Artà.

Finalmente, Cabrera ha destacado el hecho de que Pimem haya recibido llamadas de toda España, interesándose por su proyecto de Club de Fumadores, que consiste en la separación física del bar en dos espacios, conectados entre sí por una plataforma giratoria que permitirá servir la bebida y la comida a los fumadores sin que los camareros deban tener contacto directo con ellos.