PALMA - PROTESTA DE INDEPENDENTISTAS DURANTE LA CELEBRACION DE LA DIADA DE MALLORCA. | SILVIA PORTELL

81

El delegado del Gobierno en Balears, Ramon Socias, ha condenado hoy la actitud violenta de un grupo de independentistas durante la manifestación de la semana pasada en Palma y ha aclarado que la bandera española que provocó el altercado no se quemó, sino que solo la «chamuscaron» por un lado.

Socias ha querido diferenciar, del grueso de gente que se manifestó pacíficamente ese día con motivo de la fiesta de L'Estendart, al grupo de «unos cuantos que van única y exclusivamente a hacerse una foto quemando la bandera española, lo que es un delito penal».

A éstos, a los que ha denominado «grupúsculo fascista», los ha criticado por haber agredido lanzando sillas y mesas a las fuerzas de seguridad y a la gente que estaba en la zona cuando trataron de frenarles en su intención de quemar la bandera.

«Que reivindiquen lo que quieran pero pacíficamente», ha remarcado Socias, quien ha lamentado que, año tras año, haya estos grupos que «hacen que una fiesta se convierta en un acontecimiento tumultuoso donde los insultos van de un lado a otro».