Hasta 70.000 equipajes al día, como sucedió en agosto de 2008, y de 60.000 maletas en 2010, son trasladados a través de cintas transportadoras y bandejas de alta velocidad por debajo del Edificio Terminal de Son Sant Joan mediante el Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes (SATE), una obra de ingeniería diseñada por Siemens cuya instalación supuso en el aeropuerto de Palma una inversión de 21 millones de euros. En 2008, se llegó al récord de 9 millones de equipajes y este se llegará a los 8 millones, con un volumen de movimiento de 14.400 equipajes/hora.

«Un enorme 'scalextric' subterráneo recorre las profundidades del Edificio Terminal, con cintas transportadoras que trasladan los equipajes desde los 192 mostradores de facturación existentes, a través de las 12 líneas de transferencia, que canalizan las maletas sobre los 46 hipódromos de formación existentes donde se recoge el equipaje para llevarlos a los aviones», puntualizan el jefe de la División de Operaciones AENA-Palma, Miguel Campaner, y el jefe de Mantenimiento, Carlos Martínez Pons.

Cuando el equipaje facturado entra en el sistema con su etiqueta de código de barras de diez dígitos, incorpora un mensaje asociado en el que está identificado el pasajero y su destino final, «el cual es leído por una célula fotoeléctrica del sistema BSM. Todo ello cumpliendo con todas las normativas de seguridad y con el tiempo suficiente para ser cargado en la bodega del avión», puntualiza Martínez Pons.

Respecto a los medios humanos que dispone el SATE, hay que destacar la máxima coordinación que se lleva a cabo desde el Centro de Gestión Aeroportuaria (CGA), donde se encuentra una zona exclusivamente destinada para el seguimiento en tiempo real de su operación. «Todo está controlado al instante y se actúa de forma rápida para subsanar cualquier error o deficiencia. Este modernísimo sistema está también instalado en Barajas, El Prat, Alicante y Málaga», añaden.