Previous Next
24

El presidente de Baleares, Francesc Antich, se reunirá el miércoles de la próxima semana con los responsables de los partidos políticos de las islas que firmaron en su día el acuerdo de reforma de la Playa de Palma con el propósito de «devolver tranquilidad» a este importante proyecto.

Además del Govern (PSIB-PSOE), el acuerdo fue firmado el pasado mes de julio por PP, Bloc per Mallorca, UM, Eivissa pel Canvi y la Agrupación Independiente Popular de Formentera (AIPF).

La intención de este encuentro y del presidente es «reforzar la gestión y reordenar» el debate sobre la reforma de la Playa de Palma. Se trata de «devolver la tranquilidad necesaria a una reforma compleja pero necesaria que tiene que ser fruto del consenso», afirma el Ejecutivo en un comunicado.

A la reunión asistirán, además de Antich, la consellera de Turismo y Trabajo, Joana Barceló; el presidente del PP balear, José Ramón Bauzá; el portavoz del Bloc, Biel Barceló; el presidente de UM, Josep Melia; la diputada de Eivissa pel Camvi, Esperanca Marí; y el diputado de AIPF, Josep Mayans.

Nájera no se sie3nte "desautorizada"

Noticias relacionadas

Por otro lado, la gerente del Consorcio para la Reforma de la Platja de Palma, Margarita Nájera, ha asegurado hoy que no siente desautorizada por la negativa del presidente del Govern, Francesc Antich, a respaldar el derribo de 91 viviendas en Can Pastilla planteado en el plan de reconversión urbanística.

«El presidente ha entendido que en este momento había que tomar esta decisión y avanzar esta suposición, por tanto, es absolutamente respetable, no tengo nada que decir», ha declarado Nájera en una entrevista con la emisora Ona Mallorca.

Asimismo, la comisionada del Gobierno para el proyecto de reorganización urbanística de la mayor zona turística de Mallorca ha confiado en que la Asociación Hotelera de la Platja de Palma no planteará recursos judiciales contra el plan porque sus dirigentes son personas «prudentes y juiciosas».

Nájera ha recordado que el proyecto se encuentra en fase de alegaciones y ha insistido en que su propósito es alcanzar acuerdos «en lo que sea posible».

En cuanto a la obtención de los 2.500 millones de euros de inversión privada previstos en el plan de reforma, la gerente ha indicado que probablemente vendrá de fuera de Mallorca.