El ministro de Fomento, José Blanco, durante su comparecencia hoy en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados. | Efe - J.J.Guillen

1

El ministro de Fomento, José Blanco, dejó ayer a Balears fuera del recorte a los proyectos de obra pública de su departamento, lo que, según la interpretación del Ejecutivo de las Islas y de los consells, garantiza las inversiones previstas en obra ferroviaria, competencia del Govern, y carreteras, que gestionan los diferentes entes insulares.

El anuncio de Blanco, que afecta en principio a 22 proyectos en las Islas, no despeja, sin embargo, si habrá retrasos, algo que sirvió al PP para cuestionar lo dicho por Blanco.

Antoni Alemany, que tiene a su cargo las carreteras del Consell de Mallorca, conversó con este diario al poco de enterarse: «Por fin una buena noticia», dijo Alemany.

José Manuel Bar, diputado socialista presente en la comisión donde Blanco hizo el anuncio, valoró «muy positivamente» la decisión del ministro de no recortar «ninguna» de las inversiones «estratégicas» en infraestructuras y lo achacó al «buen entendimiento».

Bar señaló la importancia de que el ministro anunciara que no rescindirá ninguno de los 22 contratos de obra nueva de más de un millón de euros previstos en Balears, algo que solo ocurre en seis comunidades.

«Incluso con las dificultades presupuestarias, no habrá restricción», destacó José Manuel Bar, que habló de «tratamiento excepcional» y lo atribuyó al «buen trabajo hecho» entre las instituciones de Baears y Gobierno central.

Los gobiernos socialistas de Madrid y Balears, según Bar, «han coincidido en la importancia estratégica de las inversiones» en Baleares.

A juicio del PSIB, esto ha ocurrido además por dos motivos: porque el Gobierno ha tenido en cuenta la realidad insular y la importancia de las infraestructuras en una economía vinculada al turismo y porque entiende que Balears lleva años de retraso respeto a otras comunidades por el gran déficit de inversiones durante la anterior etapa de gobierno del PP en Madrid.

PP y Govern


Muy diferente fue la reacción de Maria Salom, diputada del PP, que expresó su «incredulidad» con el ministro de Fomento dado que, a su juicio, «no ha sido capaz de explicar de principio a fin» cuánto podría afectar el recorte de inversión total. Además, ha asegurado que su partido «estará vigilante» para que las partidas en las islas se cumplan.

En declaraciones a Europa Press, Salom aseguró que Blanco «no ha cumplido el objetivo» de la comparecencia en el Congreso que era «disipar las dudas sobre el alcance de la redistribución de las inversiones de Fomento» en las comunidades autónomas, dado que el ministro no ha hecho referencia alguna a los proyectos concretos que serán demorados con vistas a reducir el déficit público.

Desde el Govern balear, el conseller Albert Moragues optó por la cautela. Celebró que Balears quedara fuera de los ajustes pero señaló que ahora era el momento de analizar la letra pequeña y de ver como se concretarán los proyectos y si sufrirán algún tipo de atraso, como espera el PP. Precisamente el próximo jueves, Antoni Alemany tiene que responder en el pleno del Consell a una interpelación de la 'popular' Mabel Cabrer sobre el grado de ejecución del plan de carreteras de la institución.