Miquel Ramis en una imagen de archivo. | S. Amengual

16

El secretario general del PP balear, Miquel Ramis, ha asegurado hoy que el partido se siente perjudicado y tratado con una «vara de medir distinta» que al resto de partidos en las investigaciones por presunta corrupción y ha criticado las detenciones «con nocturnidad» en el «caso Ibatur».

Ramis ha criticado, en declaraciones en una rueda de prensa facilitadas por el PP balear, que los detenidos en la «operación Pasarela» por su presunta relación con el desvío de fondos públicos del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) en el periodo 2003-2007 y que tienen relación con el PP llevan más de 48 horas detenidos y esta tarde aún no habían prestado declaración.

El secretario popular se refiere a los dos ex directores generales de Ibatur, Juan Carlos Alía y Raimundo Alabern, que están arrestados desde el miércoles por la noche, y ha recordado que la Fiscalía del Estado realizó recientemente una instrucción específica reclamando que el tiempo de las detenciones sea estrictamente el necesario

También ha criticado que dichas personas hayan sido detenidas, cuando otras de distintos partidos, que han ocupado cargos públicos, son citadas a declarar directamente ante los juzgados y acompañadas de sus abogados. En concreto Ramis ha mencionado al ex presidente y portavoz de Unió Mallorquina (UM) en el Consell de Mallorca, Antoni Pascual, que ayer fue citado para el 23 de julio en el marco de la «operación Peaje» y ha asegurado que en el llamado «caso maquillaje» todos los implicados, también de UM, fueron citados en los juzgados.

«Yo no hablo genéricamente de los estamentos judiciales que intentan hacer su trabajo lo mejor posible, pero en actuaciones concretas que han afectado a miembros del Partido Popular, y sin prejuzgar el fondo de los asuntos, en otras situaciones similares que afectaban a otros partidos políticos, la actuación de determinados policías, fiscales o instructores, no ha sido la misma», ha afirmado Ramis.

El secretario general ha manifestado no comprender por qué en casos donde hay personas próximas al PP implicadas «se hacen detenciones con nocturnidad, en domicilios particulares, en temas que vienen de la anterior legislatura, de hace más de 3 años y en cuestiones que están desde hace meses en los medios de comunicación».

«No entendemos que casos que afectan al PP sean tratados con varas de medir distintas a otros casos en los que los perjudicados hipotéticamente no están relacionados con el Partido Popular», ha insistido.

Se ha referido también a los registros efectuados en empresas relacionadas con el PP «porque supuestamente había contratos administrativos que estaban mal y supuestamente podría haber financiación irregular del partido» y ha criticado que en situaciones «exactamente iguales que vienen de la anterior legislatura» y afectan al PSIB, como el caso Eivissa Centre «aún no se ha intervenido ninguna empresa».

«No se ha pedido ningún registro, ni sabemos de ninguna actuación de la fiscalía anticorrupción en este tema y seguimos esperando», ha afirmado. «Lo que queremos es que se aclare todo y que a los otros les den la misma medicina porque una justicia que no es igual para todos no es justicia», ha añadido.

Ramis ha señalado que el PP ha decidido adoptar «una actuación pro activa» para evitar sentirse «maltratado» y se personará en el «caso Palma Arena» y otras cuestiones como la última querella pendiente contra la ex alcaldesa de Calvia Margarina Nájera, pero ha señalado que en el «caso Ibatur» todavía no se ha decidido la adopción de ninguna medida de carácter legal.

Por otra parte, Ramis ha calificado de «hipócrita» al conseller de Vivienda y Obras Públicas, Jaume Carbonero, por haber asegurado que se han detectado irregularidades en la tramitación de la construcción de las carreteras Aeropuerto-Ibiza e Ibiza-Sant Antoni, sabiendo que éstas habían superado estrictos controles legales.

Según Ramis, las dos obras han pasado «sin ningún problema» el control de la intervención de la comunidad autónoma, y la de Ibiza a Sant Antoni además pasó por la sindicatura de cuentas. Ramis ha acusado de Carbonero de «ocultar información respecto a estas carreteras a conciencia».