La entrada de la Delegación de Hacienda en Palma. | ultimahora.es

3

La Agencia Tributaria ha recaudado 876 millones de euros por la totalidad de impuestos en Balears en el acumulado de los cuatro primeros mes del año, lo que supone un descenso del 7,1 por ciento respecto al año anterior como consecuencia de la crisis económica, según indica el último informe de recaudación elaborado por el Ministerio de Economía y Hacienda.

El descenso de la recaudación, que se mantiene desde el estallido de la recesión económica, es general en todos los impuestos y se deriva directamente del aumento del desempleo, del descenso del consumo y de la caída de los beneficios de las empresas. No obstante, las medidas de consolidación fiscal del Gobierno, como la supresión de la deducción de 400 euros o la subida de los impuestos especiales, entre otras, han desacelerado el descenso de los ingresos tributarios en Balears y los han aumentado un 4,5 por ciento en el global de España, con datos hasta abril.
Así las cosas, la Agencia Tributaria ha ingresado en concepto del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el principal tributo en volumen de recaudación, un total de 517 millones de euros entre los meses de enero y abril en Balears, lo que supone un descenso del 2,7 por ciento sobre 2009.

De la misma forma, el Impuesto de Sociedades ha generado unos ingresos de 57 millones de euros a las arcas públicas en el archipiélago, lo que implica en este caso una caída del 17,4 por ciento en relación al primer cuatrimestre del año pasado, el mayor descenso en términos porcentuales de la totalidad de los impuestos estatales.

No residentes

También ha descendido la aportación del Impuesto de la Renta de los no Residentes, que grava la renta obtenida en territorio español por las personas físicas y entidades no residentes en el mismo. Este tributo ha generado una recaudación de 12,1 millones de euros en Balears entre los meses de enero y abril, con un descenso del 10,6 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior

Los impuestos indirectos, que están directamente ligados a la evolución del consumo, también experimentan descensos en la recaudación, tal y como se viene produciendo desde el inicio de la crisis. En concreto, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) generó unos ingresos al erario público de 236 millones de euros en el acumulado de los cuatro primeros meses del año, cifra que representa una caída del 12,1 por ciento en relación al mismo periodo del año anterior.

Lo mismo sucede en el caso de los impuestos especiales, incluidos el Impuesto sobre el alcohol, el impuesto sobre los hidrocarburos, impuesto sobre las labores del tabaco y el impuesto sobre la electricidad. En este caso la aportación generada se ha situado en 2,5 millones de euros, lo que supone una caída del 9,3 por ciento.
De acuerdo con el informe de recaudación de la Agencia Tributaria, Balears es la comunidad autónoma de régimen general donde más se han reducido la recaudación tributaria en términos porcentuales durante los cuatro primeros meses del año.

De hecho, los ingresos tributarios sólo han descendido en este periodo de tiempo en Aragón (1,4 por ciento), Asturias (2,3 por ciento), Extremadura (5, por ciento) y el País Vasco (29,8 por ciento), mientras que en el resto de territorios han aumentado.