La Policía Nacional detuvo ayer a un empresario de Inca, Jaume F., relacionado con el 'caso Bomsai', que investiga irregularidades en la construcción del nuevo parque de bomberos de Palma. Los investigadores creen que el empresario fue quien puso en contacto al entonces conseller de Economia, Lluís Ramis de Ayreflor con la empresa Atlas y que cobró comisiones por parte de tres de las empresas que finalmente construyeron las instalaciones. Anticorrupción cree que el detenido ayer pudo cometer delitos de fraude y cohecho. Junto a la detención se practicaron registros en las oficinas propiedad del arrestado en el polígono de son Fuster. El empresario aportó a la policía un contrato escrito por el que asumía trabajos de intermediación entre las empresas. El detenido fue avisado ayer por la mañana por el Cuerpo Nacional de Policía y acudió él -que había llegado desde Barcelona- junto a su abogada, Isabel Fluxà a la jefatura, donde le leyeron sus derechos y quedó detenido. Hasta esta mañana no se espera que sea interrogado. El empresario ha sido militante de UM, pero nunca ha ocupado un cargo público.
Ramis de Ayreflor fue interrogado por la juez sobre este empresario, que sería uno de los vínculos entre él y la consultora Atlas Capital. El ex conseller se encuentra en libertad bajo fianza en esta causa. Él era el presidente del consejo de aministración de la empresa pública CAIB Patrimoni que incluyó una claúsula en el contrato que obligaba a la adjudicataria a pagar un porcentaje de las obras a Atlas Capital. En total, la empresa recibió unos 600.000 euros. Los investigadores creen que bajo esta adjudicación se encubre el desvío de fondos públicos y el posible pago de soborno a algunos de los responsables políticos de la conselleria de Economía del último ejecutivo presidido por Jaume Matas.