José Maria Rodríguez, en imagen de archivo, en el Parlament balear. | M. À. Cañellas

21

El presidente del PP de Palma, José María Rodríguez, exigió hoy a la alcaldesa, Aina Calvo, que presida los Consejos de Administración de las cinco empresas municipales del Ayuntamiento (Emaya, EMT, EMOP, SMAP y Empresa Funeraria Municipal), con el fin de que se responsabilice de forma directa de su gestión, teniendo en cuenta que representan «el 40 por ciento del Presupuesto municipal».

En una rueda de prensa, Rodríguez reclamó a Calvo que los Consejos de Administración de las citadas empresas también reflejen la realidad de los Plenos, donde el PP y UM suman más regidores que el equipo de Gobierno municipal, conformado por el PSIB y el Bloc.

Así, indicó que, actualmente, los Consejos de Administración de las citadas empresas sólo reflejan «de hurtadillas» la realidad de los Plenos, por lo que propone que cada una de las empresas municipales estén conformadas por cuatro miembros del PP; tres del PSIB; uno de UM y uno del Bloc, reflejando así la «proporcionalidad» real que tiene cada grupo en el Consistorio» y, por tanto, situación de minoría en la que se encuentra el Gobierno municipal.

De este modo, rechazó la propuesta que el pasado lunes hizo la alcaldesa para que el regidor 'popular' Mauricio Rovira sea el nuevo presidente de la Empresa Municipal de Agua y Alcantarillado (Emaya).

Reducción de cargos públicos en Cort

Por otro lado, anunció que va a entregar a la primera edil las 30 propuestas que su partido se había comprometido llevar a cabo, en caso de que saliera adelante la moción de censura contra Calvo, entre las que destacó la reducción en un 25 por ciento de los cargos públicos en el Ayuntamiento, con el fin de que se eliminen «asesores y gente de confianza, que sólo hacen labores de partido».

Respecto al fracaso de las negociaciones con UM para presentar una moción de censura contra Calvo, Rodríguez recalcó que fue el propio PP de Palma el que decidió no continuar con las negociaciones, después de que los uemitas a nivel regional exigiesen una serie de condiciones para apoyar esta iniciativa que «no eran las que se habían pactado» con la dirección de este partido en Palma.

No obstante, aseveró que el desacuerdo no está relacionado con la cuestión lingüística, ya que el PP «ha estado gobernando muchos años en esta ciudad sin ningún problema lingüístico». Así, insistió en que los 'populares' siempre han defendido gobernar en minoría sin ningún tipo de coalición aprobando una moción de censura con UM en base a «acuerdos programáticos» y no a reparto de cargos.

«Calvo está más sola que nunca»

Pese a que no ha sido posible alcanzar un acuerdo, Rodríguez aseveró que su partido continúa donde le dejó el pacto suscrito en 2007 entre el PSIB, UM y el Bloc, de manera que seguirá en la oposición controlando la acción del Gobierno Municipal, teniendo en cuenta que la situación de Calvo «sigue siendo lamentable», debido a que «hoy está más sola que nunca e incluso sus socios de Gobierno discrepan de sus decisiones».

«Es necesario que Calvo se implique más directamente y personalmente en el día a día de esta ciudad y comprendo que esto, posiblemente, le impida ausentarse de Palma para irse a Madrid, pero la capital balear lo merece y exige que haga esto», resaltó Rodríguez, quien indicó que, a pesar de que el pacto de gobernabilidad está roto, la primera edil «continúa manteniendo sin ambages las ventajas logradas a través del mismo».

Preguntado por el cambio de postura del PP, que hace unos meses reclamaba a Calvo presidir todas las empresas municipales de Palma, Rodríguez aseveró que la alcaldesa «también ha cambiado su discurso, ya que dijo que no sería primera edil con empresas presididas por el PP y el pasado lunes propuso a este partido presidir Emaya».