El traspaso de la vara de la Alcaldía de Palma que se produjo en 2007 podría repetirse en sentido inverso cuando todavía falta un año para el final de la legislatura | Joan Torres

45

Dos de cada tres palmesanos apoyo la presentación de una moción de censura contra la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, según se desprende de la encuesta realizada por el Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES) en exclusiva para Ultima Hora. En concreto, un 66,2 por ciento de los ciudadanos de Palma está a favor de que el Partido Popular y Unió Mallorquina formalice una moción de censura que desbancaría a la izquierda del gobierno municipal, una cuestión sobre la que ambas formaciones políticas todavía no han tomado una decisión en firme.
Es entre los votantes de los conservadores y los nacionalistas donde, como es lógico, se contabilizan los apoyos más significativos a la propuesta de presentar la moción de censura en el Ajuntament de Palma, con respaldos del 81,6 y 73,6 por ciento para el PP y UM, respectivamente. Sin embargo, entre el electorado de estos mismos partidos también hay un sector reticente al acuerdo, del 18,4 por ciento en el caso del PP y de un significativo 26,4 por ciento en el de Unió Mallorquina. Resulta evidente que entre los seguidores del partido de Melià es donde hay más reticencias a un acuerdo con el Partido Popular de Bauzá.
En el extremo opuesto se sitúan los electores del PSOE y del Bloc, aunque también aparecen en la encuesta del IBES porcentajes significativos de votantes que apoyan esta iniciativa, un 11,1 por ciento y 9,9 por ciento, por parte de socialistas y nacionalistas de izquierda, respectivamente.
El regreso de Cirer
La encuesta del IBES también pone de manifiesto que Catalina Cirer, que fue cabeza de lista del PP en las elecciones de 2007, sigue contando con el apoyo mayoritario de los ciudadanos que quieren un cambio en la Alcaldía palmesana.
El análisis de la encuesta revela que mientras Cirer sería la alcaldesa favorita de los votantes del PP los electores de Unió Mallorquina no la consideran como la candidata idónea para sustiruir a la socialista Aina Calvo, así lo expresa un 73 por ciento del electorado nacionalista.
En todo caso, resulta evidente que es en Unió Mallorquina donde se expresa un menor entusiasmo con el recambio político en el Ajuntament de Palma.
El PSOE sube
La situación política que se vive en el Ajuntament de Palma también tendría su reflejo en unas hipotéticas elecciones municipales. Cuando falta un año para el fin de la presente legislatura la futura composición del pleno está más abierta que nunca.
Según la consulta demoscópica del IBES el PSOE lograría un importante avance electoral y recortaría sus distancias con el Partido Popular. Así, los socialistas han subido en estos tres años tres puntos y medio porcentuales en relación a los comicios de 2007, situándose en el 39 por ciento, dato que se traduciría en un concejal más que en la actualidad y alcanzar los doce ediles en el pleno municipal.
El Partido Popular, por su parte, afronta el último tramo de la legislatura con un recorte en sus apoyos electorales de entre dos y tres puntos porcentuales, para quedar en torno al 44 por ciento de los votos. La proyección del IBES con esta previsión electoral dejaría a los conservadores con un escaño menos en Cort, tres concejales, dato que le alejaría de la mayoría absoluta.
UM, la balanza
Unió Mallorquina afronta el último año de la legislatura con graves dificultades ya que la encuesta del IBES refleja una clara tendencia a la baja, circunstancia que le podría dejar en el límite del 5 por ciento para poder obtener representación institucional. En este caso, los nacionalistas reducirían a la mitad su actual representación en Cort, dos concejales, pero mantendrían su capacidad de dar las mayorías a la derecha o la izquierda. Esta sería una de las grandes incógnitas de cara a la futura composición del Ajuntament palmesano.
Los partidos que integran el Bloc apenas verían modificado su apoyo electoral mientras que un partido sin representación institucional, Unión Progreso y Democracia (UPyD), que lidera Rosa Díez, podría ser la formación política revelación si mantiene su tendencia ascendente que se refleja en la encuesta del IBES, pero que todavía no alcanza el mínimo del 5 por ciento.